Weekly News

Piden cumplir fallos de la Corte Internacional

18 de julio de 2008.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, elogió ayer el trabajo de la Corte Penal Internacional (CPI) en la última década, pero subrayó los retos que aún tiene por delante y pidió a todos los países colaborar y acatar sus decisiones.

El titular de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) encabezó ayer los actos de celebración en el cuartel general del organismo mundial en Nueva York del décimo aniversario del Estatuto de Roma por el que se estableció dicho tribunal con sede en La Haya (Holanda).

La CPI -órgano permanente e independiente- entró en vigor el 1 de julio de 2002 con la ratificación de 60 países y en la actualidad 107 naciones ya lo han hecho, reconociendo y ateniéndose así a su jurisdicción.

“Esta fecha es una buena ocasión para la celebración, pero también para la reflexión”, indicó Ban al señalar que si bien su puesta en marcha fue uno de los mayores logros de la comunidad internacional, aún “es un tribunal joven”.

El secretario general de la ONU afirmó que uno de sus mayores desafíos es que cada vez más países reconozcan su autoridad para alcanzar la universalidad, la vocación con la que nació.

Países como Estados Unidos, Rusia o China no han ratificado el Estatuto de Roma, por lo que no se sienten obligados a cumplir sus dictámenes, pero, de acuerdo a su espíritu, cuantos más países se adhieran a esta Corte mayor será su fuerza.

“La totalidad de la comunidad internacional debe aprender a respetar a la CPI y sus decisiones. Después de todo, el sistema internacional en su conjunto sufrirá si sus decisiones no son implementadas de manera adecuada”, sostuvo Ban.

También pidió una mayor colaboración entre los Estados que forman parte de la Corte, y entre ésta y todo el sistema de Naciones Unidas.

“Frecuentemente en el pasado los crímenes más graves han quedado impunes. Los más horribles criminales están libres y a las víctimas se les ha negado justicia. Pero esta primera década de la CPI es una señal de que estamos rompiendo con ese desafortunado pasado”, dijo.

Destacó que la labor de este tribunal ha dejado claro a los responsables de crímenes de guerra y contra la humanidad que no existe por más tiempo la impunidad. “Serán acusados, arrestados y rendirán cuentas”, aseguró.

La conmemoración coincidió con la petición de arresto presentada por el fiscal jefe de la Corte, Luis Moreno Ocampo, contra el presidente de Sudán, Oman al-Bashir, por crímenes de guerra y lesa humanidad, así como genocidio en la región de Darfur. La petición suscitó revuelo en la comunidad internacional.

Los antecedentes de la CPI tienen lugar en los tribunales internacionales ad-hoc, creados expresamente para la ex Yugoslavia y Ruanda, que fueron seguidos por los de Sierra Leona y Camboya.

Pero el CPI fue más allá, con un carácter permanente, se convirtió en el primer tribunal en la historia encargado de hacer realidad el principio de justicia universal, capaz de juzgar delitos de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Básicamente, el tribunal actúa cuando el propio sistema judicial de un país no quiere o no es capaz de juzgar a los responsables de dichos crímenes.

Hasta ahora, la Corte ha emitido públicamente 12 órdenes de arresto internacional y cuatro presuntos criminales han sido detenidos, y aunque no ha juzgado a nadie es visto como importante referente e instrumento contra la impunidad y para resarcir a las víctimas.



En los seis años que lleva en funciones, Moreno Ocampo ha abierto investigaciones en relación a cuatro países africanos: en los primeros tres casos (Uganda, República Democrática de Congo y República Centroafricana) a petición de los propios Estados.

En el caso de Sudán, la investigación se abrió a instancias del Consejo de Seguridad de la ONU.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles