Weekly News

Triunfan después de la muerte

25 de julio de 2008.

La inesperada muerte de Heath Ledger ha sido la mejor publicidad para su última película, The Dark Knight, una jugada involuntaria de marketing similar a la que favoreció a cintas como The Crow, Giant o Il Postino. En esta ocasión, además, el personaje que ha “resucitado” a Legder en las pantallas de cine no es uno cualquiera, sino el siniestro antagonista de Batman, The Jocker (El Guasón).

Un ‘payaso’ muy serio

Tras la histriónica creación de Jack Nicholson en la versión de Tim Burton de 1989, fue reinterpretado antes de morir por el protagonista de Brokeback Mountain (2005) desde un punto de vista más atormentado e introspectivo.

Cuando el pasado 22 de enero Ledger fue encontrado muerto por una sobredosis accidental de medicamentos en su apartamento de Nueva York, el mundo del cine se sorprendió al descubrir el tormento personal del actor y se preguntó qué porcentaje de ello habría legado a su último trabajo.

Así, al escalofrío que recorrió a muchos fans cuando se vieron las primeras imágenes del Jocker de Ledger, se suma el elogio de la crítica, que incluso apunta a un posible Oscar póstumo.

Sería el segundo caso en la historia, tras el de Peter Finch, que ganó su premio por Network en 1977, por un personaje que, curiosamente, se suicidaba ante las cámaras en la película.

La reacción de su compañero de reparto, William Holden, no tuvo concesión al luto: “Si ese hijo de perra estuviera vivo, yo ahora tendría mi segundo Oscar”, exclamó poco después de la ceremonia.

Vuela entre los muertos

Más escalofriante y morbosa es la historia de Brandon Lee, hijo de Bruce Lee y protagonista de The Crow (1994), que murió durante el rodaje del que sería su último y más recordado filme al dispararse un arma que llevaba munición real en lugar de balas de fogueo.

Al morbo contribuyó el que la película retrataba a un hombre que regresa de entre los muertos y el que su padre hubiera fallecido en similares circunstancias rodando Game of Death (literalmente Juego de Muerte, 1978).

La película puso en el mapa a la mafia china y dio lugar a leyendas negras y teorías de la conspiración en torno a una muerte registrada por la cámara de cine -el material se destruyó a continuación-. Oficialmente el asunto fue archivado como accidente debido a un error humano.

The Crow (El Cuervo), dirigida por Alex Proyas, había costado 15 millones de dólares y recaudó casi 150 millones en todo el mundo, lo que la convirtió en una de las películas más rentables de su año y en un título de culto juvenil.

Éxito asegurado Tha Dark Knight promete una jugosa recaudación a la altura de las mejores entregas del hombre murciélago y podría convertirse para Warner en un éxito histórico, como lo fue el de Giant (1956), su película más taquillera hasta que fue desbancada por Superman -otra saga maldita- en 1978.

La película de George Stevens también jugó con la baza de un protagonista, James Dean, que se había matado en accidente de tráfico un año antes y caminaba hacia el mito.

Dean fue nominado al Oscar por su interpretación y era, en realidad, su segunda candidatura póstuma, pues inmediatamente después de morir estrenó Rebel Without a Cause (1955), su título más distintivo, que también le posicionó para el eunuco dorado.

Esa película estaría teñida por la muerte más allá del accidente que dejó sin vida a Dean, ya que sus protagonistas morirían en el futuro abruptamente: Sal Mineo en un misterioso tiroteo en 1976 y Natalie Wood ahogada en 1981. La última ‘voluntad’ El último toque de claqueta se solapó con el epitafio para Massimo Troisi, que pospuso su operación de corazón porque consideró más importante rodar Il Postino (1995) y falleció sólo doce horas después de rodar la última escena de la película que le hizo candidato al Oscar. Un caso similar al de Clark Gable y el tormentoso rodaje de The Misfits (1961) de John Huston. El último día de filmación, había dicho: “Estoy contento de haber terminado la película. Tener a Marilyn tan sumamente cerca me iba a producir un ataque al corazón”, algo que sucedió al día siguiente y acabó con la vida de “el rey” diez días después. Tampoco Monroe acabaría de rodar su siguiente película y Montgomery Clift murió cuatro años más tarde, lo que incrementó el aura crepuscular del filme. Ser o no ser Finalmente, el caso más heroico para la mentalidad patriótica estadounidense fue el de Carole Lombard, la reina de la comedia sofisticada del Hollywood dorado, que se mató en enero de 1942 cuando se estrelló el avión en el que viajaba para promocionar bonos de guerra. To Be or Not To Be, su clásico más imperecedero y, curiosamente, una sátira bélica, se estrenó dos meses después. Cuando el caos invade al héroe Con su seguro pasaporte a la posteridad como última película de Heath Ledger, The Dark Knight guarda mucho más que un Joker en la manga para inscribirse en lo excelente y Christopher Nolan, su director, sigue desmontando al hombre murciélago para acercarle al fascinante terreno del caos. “El caos es justo”, explica el villano a Batman, y en torno a ese mensaje se va construyendo esta nueva fase en la que Nolan ha sumergido al héroe: primero le quitó los superpoderes y los sustituyó por mecanismos de ingeniería. Ahora, son su esencia y su moral las que se desmontan. Malos tiempos para la épica y, en consecuencia, oportunidad de lucimiento para el antagonista, un Joker que en manos de Ledger se convierte en un elemento capaz de inquietar con su propia presencia y, acompañado como está de un guión sin fisuras, se convierte en un verdadero festival sadomasoquista. Nolan, curtido en el rompecabezas de Memento (2000), vuelve a revolver la antropología de la deshumanizada ciudad de Gotham y convierte, entonces, al mal en el verdadero antifaz invencible. El único capaz de sobrevivir al caos que hará flaquear a un Batman a vueltas con el sentido de la palabra justicia. Sutil en su exceso, Ledger hila el ambiente malsano de esta sexta entrega del hombre murciélago y culmina su prometedora carrera con un personaje para la eternidad, capaz de destacar entre las campanillas de nada menos que Christian Bale, Michael Caine, Gary Oldman, Morgan Freeman, Aaron Eckhart y Maggie Gyllenhaall.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles