Weekly News

China elevará debate en Ronda de Doha

28 de julio de 2008.

China, país que se niega a recortar aranceles al azúcar, arroz y algodón, productos importantes para muchas naciones del G-20 y G-33, es un nuevo elemento que promete calentar las negociaciones de ayer sobre la Ronda de Doha.

Fuentes cercanas a la negociación consideraron que la decisión china perjudicaría los intereses de Brasil, gran productor de azúcar, de India y muchos países africanos cuya economía depende casi en exclusiva de las exportaciones de algodón, y de Tailandia, que depende de las exportaciones de arroz.

Según las reglas establecidas en la Ronda, China tendría el derecho de exentar de cualquier corte de tarifas de importación a un 5.0 por ciento de sus productos agrícolas, que serían considerados especiales. El azúcar, arroz y algodón serían incluidos en ese porcentaje.

Los demás serían sometidos a una reducción de un 36 por ciento, mientras que un 12 por ciento de lo productos podrían ser clasificados como sensibles y tener un corte limitado a un 11 por ciento.

‘China saldrá de ese acuerdo no apenas sin hacer concesiones importantes en productos sensibles, sino que además se beneficiará de los mecanismos de salvaguarda que le permitirá incrementar los aranceles por encima de lo que era aplicado antes’, criticó Marcos Jank, presidente de la Unión de la Industria de Caña de Azúcar de Brasil.

Brasil exporta anualmente 20 millones de toneladas de azúcar y ve en China un mercado potencial en gran expansión. ‘Con la introducción de nuevos hábitos, el consumo de azúcar en los países asiáticos pasó de 20 millones a 60 millones de toneladas en los últimos 20 años’, argumentó Jank.

‘El consumo de azúcar en China es anualmente de seis kilos por persona, mientras que en Brasil, por ejemplo, es de 46 kilosor persona’. Diplomáticos cercanos a las negociaciones indicaron que la posición china acerca de esos tres productos era esperada.

Maíz transgénico, una solución a la crisis

El cultivo de maíz transgénico podría ser una ventaja para enfrentar la crisis alimentaria en el mundo, aseguró Joaquima Messeguer, biotecnóloga del Instituto de Investigación y Tecnologías Agroalimentarias (IRTA) del gobierno de Catalunia, España.

Agregó que este tipo de cultivos en España son más productivos, puesto que permite obtener una mayor cantidad de toneladas de maíz por hectárea.

“Nuestros campos de maíz transgénicos producen entre 10 y 15 toneladas por hectárea, mientras que en los cultivos tradicionales la producción es de dos a tres toneladas de maíz; en México el promedio es 2.2”, sostuvo.

Dijo que incentivar el cultivo de maíz transgénico permitiría producir mayor alimento para todos; sin embargo, todavía existen algunos sectores poblacionales en el mundo que creen que los alimentos transgénicos son malos para su consumo, indicó. Sin embargo, la biotecnóloga sostuvo que hasta el momento no existe prueba científica de que el maíz transgénico, cuya siembra y comercialización es aceptada en 26 países, dañe la salud o el medio ambiente. Al referirse a la situación agrícola de México, Messeguer refirió que es necesario que el gobierno le permita a los agricultores elegir el cultivo que quieran; “esto posibilita sembrar cultivos destinados a otros mercados”.

Frabrice Salamanca, presidente de Agro Bio México, expuso que uno de los argumentos más fuertes por los cuales no se ha avanzado en favor de mayor producción de maíz es creer que “los cultivos tradicionales se contaminan con los flujos genéticos de los transgénico”. (El Universal)







Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles