Weekly News

Modificaciones en corralones de OMEJ mantienen seguros los autos

30 de julio de 2008.

Las modificaciones hechas a los corralones de Altavista y Flourex dieron como resultado que los autos ahí resguardados no sufrieran ningún daño por las lluvias de hace unos días.

Gonzalo Díaz Rojero, Director de la Operadora Municipal de Estacionamientos Juárez, informó que en este año los vehículos e instalaciones de la descentralizada no se vieron afectados por las precipitaciones pluviales como sucedió en el 2006.

Esto gracias a modificaciones que se hicieron, sobre todo en los de Altavista y Flourex, que son los que más suelen ser inundados.

Mario Alberto Rodríguez Giner, Director Administrativo, explicó que el espacio paralelo al río Bravo sufrió algunas modificaciones, tales como compactar el terreno y elevar su nivel, así como un pozo de absorción en su interior, lo que dio por resultado que en esta ocasión no pasara nada a pesar de que se vivieron situaciones similares.

En el 2006, se tuvieron que abrir las compuertas del río Bravo ya que las presas del Elefante y del Caballo localizadas en Nuevo México, en los Estados Unidos, tuvieron que dejar correr millones de metros cúbicos de agua por encontrarse a su máxima capacidad.

Eso hizo que el cauce local tuviera más agua que de costumbre e inundó muchas zonas de la frontera, como es el corralón antes mencionado afectando cientos de vehículos.

Ahora por el mismo motivo también se abrieron las compuertas, se dejó correr el agua, pero en esta ocasión por las modificaciones que se hicieron no afectó en nada y al parecer sigue lloviendo en las zonas de las dos presas y están abriendo constantemente los controles del afluente.

Por ello tienen contacto directo con las personas que controlan el paso del líquido perteneciente a la Comisión Internacional de Límites y Agua de ambos países, quienes les avisan con tiempo de esas maniobras para tomar las precauciones debidas.

En Flourex lugar cercano al dique Santa Elena también se trabajó con limpiar el cauce de un arroyo que pasa por el sitio mismo que continúa por debajo de la carretera Panamericana casi exactamente a la entrada del inmueble.

En ese sitio además de reforzar los bordos con cemento, se limpió totalmente los ductos que guían el agua por debajo de la vía para que fluya sin problemas, ya que anteriormente estaba tapado parcialmente provocando su acumulamiento y por consiguiente impedían el paso de los vehículos al corralón.

Pero eso se acabó con los trabajos que se realizaron y en esta ocasión a pesar de la gran cantidad de agua que cayó en la ciudad no afectó en nada, aunque todos estaban listos por si tenían que trasladar los carros a otro lado.

En los demás espacios controlados por la OMEJ, se trabajó con extremo cuidado por las charcas que se formaron, mismas que provocaron que en ocasiones patinaran las grúas al hacer maniobras, pero como se tomaron las precauciones debidas no hubo consecuencias, explicaron.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles