Weekly News

‘Inundan’ a Pemex contaminantes

6 de agosto de 2008.

Aunque la producción nacional de petróleo cayó a 2 millones 859 mil barriles diarios, 9.3 por ciento menos respecto al mismo periodo del año pasado, Pemex va a la alza en generación de contaminantes.

Entre 2006 y 2007, el volumen de hidrocarburos derramados por la empresa pasó de 25 mil a 48 mil barriles en ese periodo; las emisiones de contaminantes al aire se incrementaron 9.3 por ciento, y la generación de residuos aumentó de 71 mil a 75 mil toneladas, revela el informe Desarrollo Sustentable 2007, publicado en junio de este año.

Alerta que los derrames y fugas en ductos representaron 79 por ciento de los 392 accidentes ocurridos durante 2007. Los percances en instalaciones ocuparon el 17 por ciento, y los derrames en el mar, 4 por ciento.

Sólo seis de los siniestros representaron 86 por ciento del total derramado. Entre ellos destaca el ocurrido el 23 de octubre pasado en la plataforma Usumacinta, y el percance registrado el 24 de octubre en el ducto de Nuevo Teapa-Salina Cruz.

Anteriores informes de Pemex no hacen referencia a la generación de contaminantes. En el apartado de Desarrollo Sustentable del reporte 2004 sólo se indica: “Desafortunadamente en 2004 se presentó un repunte en los índices de accidentalidad. Por lo tanto, se reforzarán las acciones pro-activas que eviten las causas de eventos indeseables, al igual que la aplicación de medidas preventivas”.

En su informe, Pemex reconoce que genera además cerca de 6 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del país.

Esas emisiones, refiere, tuvieron un incremento de 9.3 por ciento entre 2006 y 2007, representando el azufre el 76.7 por ciento de las emisiones totales.

La emisión de bióxido de carbono (CO2) aumentó en 2007 alrededor de 9 por ciento respecto al año anterior, debido principalmente -según argumentó- a la libranza de gas amargo con alto contenido de nitrógeno.

Por si fuera poco, la paraestatal prevé otro incremento más en emisiones de CO2, por la demanda de hidrocarburos fósiles en transporte y generación de electricidad, proyectada por la Secretaría de Energía.

“Ello implicará un crecimiento importante de las emisiones de gases de efecto invernadero del país”, reconoce.

El reporte indica que para satisfacer las necesidades de transporte de la sociedad mexicana, durante 2012 Pemex deberá suministrar diariamente 144 millones de litros de gasolina; 57 millones de litros de diesel, y 4.9 millones de litros de gas LP.

“El consumo de estos volúmenes de combustibles generará 200 millones de toneladas de bióxido de carbono al año. Estas emisiones equivalen a casi 5 veces las emisiones que Pemex genera actualmente en todas sus operaciones”, advierte.

Para Lourdes Rodríguez Badillo, representante del grupo ecologista Marea Azul, la contaminación generada por Pemex afecta a casi un millón de personas asentadas en el Golfo de México.

“En el corredor Coatzacoalcos-Minatitlán-Cosoleacaque-Cangrejera son 500 mil personas las que enfrentan problemas generados por sustancias tóxicas”, refirió.

Tan sólo en Tabasco, dijo en entrevista, el Censo de Asentamientos Irregulares en Derechos de Vía de Pemex establece que 162 asentamientos están ubicados sobre 47 líneas de producción, con 660 habitantes; así como 2 mil 201 asentamientos sobre 26 derechos de vía y 124 ductos, con un total de 8 mil 804 habitantes.

Sin embargo, alertó, existe una población mucho más amplia en riesgo, pues la explosión de un gasoducto llega a afectar a habitantes ubicados hasta más de un kilómetro de distancia.

El especialista Sergio Benito Osorio, ex integrante de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, sostuvo que los problemas de contaminación provocados por Pemex son responsabilidad tanto de la empresa como de las autoridades ambientales.

“Lo más obvio es acusar al actor responsable, pero eso no resolverá el asunto, porque Pemex no está encargado de ejercer la legislación ambiental”, apuntó en entrevista.

Pasividad de autoridades

Para Sergio Benito Osorio, ex integrante de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, los impactos ambientales de Petróleos Mexicanos son un pasivo que tiene el Estado con el territorio y el medio ambiente nacional, que hay que resolver.

Opinó en entrevista que no se debe poner a Pemex como el enemigo público, ya que existe una “pasividad enorme” de las autoridades responsables del cuidado del medio ambiente.

“Pemex es como cualquier otra empresa que debe cumplir las leyes, pero quien debe estar a cargo de esto -porque si no sería una autorregulación-, es la autoridad en materia de Medio Ambiente”, dijo.

El ex diputado federal indicó que la parte que más se conoce de Pemex son los derrames, pero hay otras que también están en condiciones delicadas. Pemex, refirió, es la empresa que tiene la mayor actividad marina en el mundo, cuenta con una red gigantesca de ductos y equipo muy diverso en el fondo del mar.

“En la red submarina de equipos hay una área donde dudo mucho que Profepa haya entrado, hay un desajuste ecológico que está muy poco estudiado”, advirtió. “Es muy difícil saber qué pasa con la vegetación marina, si no está cuantificado en tierra, mucho menos en el mar”, concluyó.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles