Weekly News

Asesinan al fundador de radio amuzga La Palabra del Agua

7 de agosto de 2008.

México DF(CIMAC).- Quince días después de que la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) intentó cerrar y desmantelar la emisora amuzga Radio Ñomndaa La palabra del agua, el doctor en antropología Miguel Ángel Gutiérrez Ávila, fundador y colaborador de la emisora, fue hallado muerto el pasado 25 de julio a orillas de la carretera Acapulco-Pinotepa, en medio de diferentes versiones de la Policía Judicial de Guerrero.

Gutiérrez Ávila, quien documentó el intento de la AFI, frustrado por la comunidad, de desmantelar La palabra del agua el pasado 10 de julio (Cimacnoticias 11 julio 08), había visitado las comunidades Suljaa' y Cozoyoapan los días 23, 24 y 25 de julio, donde estuvo filmando la Danza del Tigre, con lo cual estaba concluyendo un trabajo documental sobre el pueblo amuzgo.

Así lo informaron el colectivo en Rebeldía Suljaa’, el Comisariado Ejidal de Xochistlahuaca, Guerrero, y el Comité de Radio Ñomndaa La Palabra del Agua en un comunicado, quienes agregan que en esta última visita también se entrevistó con dicho Comité para acordar trabajos futuros sobre el ámbito cultural y al término de su labor, el día viernes 25, salió rumbo a Chilpancingo. El 26 de julio, después del medio día, se enteraron de su fallecimiento.

De acuerdo con declaraciones de su esposa, Francoise Escarpit, realizadas a la prensa local, las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del estado de Guerrero cambiaron la versión de la muerte.

El día que ocurrió su fallecimiento, dijo la académica, primero dijeron que había sido un accidente que sufrió cuando conducía su automóvil tipo Chevy, en la carretera federal Ometepec-Acapulco, cerca de San Marcos, pero después le informaron que el investigador había asesinado en un asalto, y que al parecer le arrojaron un bloque de cemento a la cara.

La versión del periódico El Sur, dicen las organizaciones, es que "a 10 metros de la carretera federal Acapulco-Pinotepa, en el kilómetro 73 había una persona muerta y un vehículo abandonado", más adelante dice que "al lugar de los hechos, llegó la agente del Ministerio Público adscrita al sector Colosio, Antonia Andrés Mata, quien dijo que el cuerpo estaba semioculto en la maleza, cerca del Chevy; la víctima presentaba varios golpes en la cabeza y en diferentes partes del cuerpo.



Escarpit externó su exigencia de que se esclarezca el asesinato y que las autoridades de la Universidad Autónoma de Guerrero se unan a este clamor.

Por su parte, las organizaciones demandan al Gobierno municipal, estatal y federal el esclarecimiento de la muerte del académico y activista, quien era profesor e investigador de la Universidad Autónoma de Guerrero, autor de diversos libros sobre las comunidades indígenas de la entidad, como Déspotas y Caciques.

El investigador Jorge Obregón, fundador junto con Gutiérrez Ávila de la Unidad Académica de Antropología Social de la UAG, dijo también a la prensa que no descarta que el asesinato del investigador sea por las investigaciones que realizaba en Costa Chica, donde hacía revelaciones sobre el caciquismo que impera en esa región marginada.

LA PALABRA DEL AGUA

El ataque contra la radiodifusora indígena comunitaria, fundada por la comunidad amuzga y por el antropólogo Gutiérrez Ávila, ocurrió el pasado 10 de julio, cuando cerca de 30 efectivos de la AFI, así como otros 10 elementos de la Policía Ministerial y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) intentaron con violencia clausurar y llevarse el equipo de transmisión de la radio, denunció entonces el Comité Directivo de la estación.

Los agentes federales, encabezados por funcionarios de la SCT, al mando de Mario Jodas, ingresaron a la recepción y a la cabina, ubicada en el Cerro de las Flores, en el municipio autónomo Suljaa’, en la zona de la Costa Chica de Guerrero, al sur del país.

No era la primera vez que autoridades locales y federales intentaban cancelar esta radio comunitaria indígena e intimidar a su personal, que inició sus transmisiones desde el 20 de diciembre de 2004 en idioma amuzgo, como parte del proyecto del municipio autónomo, creado en 2002.

Ha sufrido vuelos rasantes de aviones del Ejército Mexicano, cortes de luz, presencia de la AFI y de soldados en las instalaciones, el encarcelamiento de uno de sus colaboradores y el intento de bloquear su señal mediante una estación supuestamente “indígena”, señaló el Centro de Derechos Humanos de La Montaña, Tlachinollan.

La estación, cuya transmisión ahora sólo es posible a través de Internet, se ampara en los contenidos de Los Acuerdos de San Andrés y del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y Tribales.

TRABAJO ACADÉMICO Y COMUNITARIO

Señalan las organizaciones que el antropólogo Gutiérrez Ávila, fundador de La palabra del agua, colaboró con ellas, desde hace 20 años, en los trabajos del Ejido de Xochistlahuaca, impulsó de W'aa Libro (Biblioteca comunitaria), y apoyó La Palabra del agua, de la que era constante colaborador.

Sobre su trabajo académico, destaca la publicación, en 1997, junto con otros autores, del libro Derecho consuetudinario y derecho positivo entre los mixtecos, amuzgos y afromestizos de la Costa Chica de Guerrero; en 2001 publicó Déspotas y Caciques. Una antropología política de los amuzgos de Guerrero, en donde desenmascaró el control político caciquil presente en los últimos años en nuestro municipio.

En el presente año salió su libro “La Historia del Estado de Guerrero a través de su cultura”, una perspectiva antropológica, que consiste en una historia contada por el propio pueblo a través de su propia cultura. Había cursado varios doctorados en diferentes universidades de París, Francia.

Fue sepultado el pasado 28 de julio en Chilpancingo, donde le rindieron homenaje familiares, amigos, compañeros de la UAG e indígenas de Xochitlahuaca y afromestizos de Cuajinicuilapa.

Las organizaciones en las que colaboraba el académico señalan en su comunicado: “Nuestro compañero se ha ido, pero su aportación para que esta lucha continúe es un hecho, porque con su trabajo contribuyó a fortalecer nuestra convicción de seguir en la lucha por los pueblos indígenas del país, y el derecho a la comunicación entre los individuos y los pueblos, sustentados en los Acuerdos de San Andrés”.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles