Weekly News

Llegó el momento de los mexicanos

8 de agosto de 2008.

“Esta es una experiencia formidable, y les digo a los muchachos que la deben ver como tal, que se concentren en sus pruebas, que se sacudan presiones y que busquen la consagración con una entrega total”, agrega el dirigente, en una charla realizada en Casa Brasil.

Y ahí, en un ambiente relajado, de alguna manera lejos de la vorágine olímpica, el responsable del deporte en el país pone al descubierto su sentir en torno del equipo nacional.

“Debo reconocer que en algunos momentos surgieron pequeñas dudas, pero desaparecieron en mis contactos con los deportistas. Mira, yo suelo sentir la buena vibra de los cuerpos, y estoy absolutamente satisfecho de lo que he podido detectar en el grupo. La confianza que tienen los muchachos, ya lograron transmitírmela”.

En efecto, Hermosillo luce sereno. Muestra una sonrisa franca. No hay indicios de presión en él.

“Te la pongo fácil. En estos momentos estamos hablando nada menos que de la delegación del cambio, de un parteaguas en el deporte nacional. A partir de esta delegación se hablará de un antes y un después”.

El titular de la Conade hace referencia a los proyectos de transformación del deporte que ya se pusieron en marcha en el país y cuyos primeros resultados se espera, podrán verse en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Lula DA SILVA promueve a Brasil para EL AÑO 2016

A ritmo de zamba, Luiz Inacio Lula da Silva promueve la candidatura de Río de Janeiro para los Olímpicos del 2016.

Y en Casa Brasil, donde los cariocas han materialmente tomado por asalto el Jianguo Garden Hotel, el presidente Lula también se promueve, busca los apoyos que le permitan alcanzar el sueño de obtener la sede olímpica, respaldado en todo momento por el mexicano Mario Vázquez Raña, presidente de ACNO y ODEPA y miembro del Comité Ejecutivo del Comité Olímpico Internacional.

Por ello, Da Silva comparte con el reducido número de invitados en un pequeño salón del mencionado hotel, y con una sonrisa que por momentos parece forzada, acepta posar para la foto una, dos, tres veces.... Y la demanda no termina. No es común estar tan cerca de un presidente y tener la oportunidad de estrecharle la mano.

El primer mandatario de Brasil entregó una distinción a Mario Vázquez Raña, galardonado con la “Orden de Río Branco en Grado de Gran Cruz”.

Pronostican cinco medallas para México

Unos numeritos por aquí, otros numeritos por acá y ¡zas!, como por arte de magia surge un número largamente esperado y que a final de cuentas fue guardado tan celosamente como un secreto de estado: cinco medallas olímpicas.

Bueno... en realidad no es tan sencillo; más bien, es el resultado de todo un complejo proceso de valoración, un cuidadoso estudio de rivales y un detallado comparativo de rendimiento y alcances ante las máximas condiciones de exigencia, todo bajo la responsabilidad del grupo completo de metodólogos de la Conade.

Cinco medallas. Es la proyección, el pronóstico de México para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, con cuya ceremonia inaugural se espera sorprender mañana viernes al mundo entero.

Justamente ésa es la proyección que las autoridades del país resguardaron con enorme celo, especialmente en los últimos meses previos al inicio de la magna justa deportiva, cuando la acelerada cuenta regresiva ponía nerviosos a todos, cuando la prensa exigía cada vez con más fuerza conocer sus resultados.

Apenas una parte se hizo pública. Un pobre pronóstico de 16 finalistas en ocho disciplinas deportivas. Hoy se sabe que el estudio fue mucho más ambicioso y que incluso se llegó al pronóstico de medallas y, por supuesto, salieron los candidatos para alcanzar la gloria olímpica.

Aquí los detalles, proporcionados por la propia Conade. Entre los metodólogos y los dirigentes, estos fueron los cinco nombres que quedaron expuestos como probables medallistas: Paola Espinosa, en clavados; María del Rosario Espinoza y Guillermo Pérez, en taekwondo; Eder Sánchez, en caminata; y José Everardo Cristóbal, en canotaje.

Ahora bien, otros tres atletas están considerados en un segundo grupo, aunque con menos posibilidades: Arturo Santos, en boxeo; Luz Mercedes Acosta Valdez, en levantamiento de pesas, y Tanía Elías Calles, en vela.

Y más abajo todavía aparece un grupo llamado de élite en el que también se tienen cifradas esperanzas para que puedan saltar a la fama olímpica, pero no incluidos en el pronóstico inicial de medallas: Rommel Pacheco Marrufo y Yahel Castillo, en clavados; Juan René Serrano Gutiérrez, en tiro con arco; y Vanessa Zambotti, en judo.

Es el informe global de México sobre la proyección deportiva para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, y las aspiraciones, hasta ahora conocidas, de alcanzar cinco preseas en estas tierras legendarias.

Cabe mencionar que el pronóstico de la delegación mexicana coincide plenamente con una encuestra realizada por Consulta Mitofsky, el pasado mes de julio, de acuerdo con la cual las expectativas de los mexicanos para la obtención de medalllas en Beijing, es de 5.3, un poco más baja que la que se tuvo de cara a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, que fue de 5.6.

Conforme a este estudio, en las pasadas Olimpiadas la velocista Ana Gabriela Guevara generaba nada menos que un 90 por ciento de expectativas para la obtención de una presea olímpica, cifra por demás interesante si se toma en cuenta que en la delegación que se encuentra ya en Beijing, ningún atleta se acerca siquiera a esos números.

Y es la abanderada nacional, la clavadista Paola Espinosa, justamente sobre quien se descargan las mayores esperanzas del pueblo mexicano, la mejor calificada en el sentido de las expectativas, con un 48.5 por ciento, seguida de la taekwondoín María Espinoza y del clavadista Rommel Pacheco.

Los pronósticos están hechos. Ahora la palabra es de los atletas.

Sin embargo, los integrantes de la Jefatura de Misión en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, mantienen su postura de no tocar el tema, convencidos de que de esa manera evitan presión entre los deportistas.

“Estamos convencidos de que una forma de evitar presión a nuestros atletas es no colocar medallas al cuello antes de tiempo”, aseguró Carlos Padilla Becerra, jefe de Misión de la delegación mexicana en Beijing.

“No hemos querido hablar de medallas, y definitivamente no lo haremos”, dijo, por su parte, Jorge Camacho, subjefe de misión y subdirector general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

Pero el reto ya tiene número: son cinco medallas.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles