Weekly News

Haber si ahora si se reforman

10 de agosto de 2008.

El Centro de Readaptación Social para Adultos (Cereso), elaboró un programa pionero en el sistema penitenciario del estado de Chihuahua, para que internos que compurgaran su condena se readapten a su hogar y a la sociedad con la que se reencontrarán tras varios años de reclusión.

La directora interina del penal, Verónica Jaramillo Argüelles, informó que se trata de un programa único hasta el momento, que consiste en platicar con los internos y sus familias, y hacerles visitas para prepararlos en su reincorporación a la sociedad a los primeros, y a sus seres queridos para recibirlos en casa.

La funcionaria dijo que el objetivo del programa es buscar que los familiares de los internos estén preparados para tenerlos de nueva cuenta en el hogar, y crear conciencia también en el nuevo ciudadano que el entorno familiar y social ha cambiado.

Precisó que con esto se busca orientarlos para que tengan una vida sociable y prevenir que vuelvan a delinquir.

Indicó que se trata de un trabajo de campo coordinado entre los departamentos de Trabajo Social y Psicología del Cereso, que consiste en visitar a las familias de los internos en sus domicilios, en su núcleo social y prepararlos, toda vez que se encuentran con un entorno totalmente diferente al que dejaron años atrás cuando fueron recluidos.

Martha Hernández, responsable del Departamento de Trabajo Social, explicó que uno de los principales problemas a los que se enfrenta un interno luego de alcanzar la libertad, es la estigmatización por haber estado preso, también se encuentra en el hogar con que ha perdido su espacio.

"Primero es el rechazo de la sociedad por que estuvieron presos, se topan con dificultades para encontrar trabajo, regresan a sus hogares y han perdido su espacio físico, su cama, su cuarto, los vecinos ya no son los mismos; en el caso de los padres los hijos crecieron y su rol se vio rebasado por el hijo mayor", explicó la trabajadora social.

Apuntó que por una parte, la familia debe prepararse para reinstalar al ex interno en su casa y en sus responsabilidades.

En el caso de los hijos ex convictos, los padres deben hacerle entender que hay reglas y responsabilidades. Manifestó además que en el caso de los padres que vuelven a casa, ellos deben mostrar que pueden tener esa convivencia familiar e involucrarse en el cambio de reglas y actitudes, y ser conscientes de que las cosas cambiaron.

“Se busca mejorar para ellos las condiciones de vida afuera del Cereso y favorecer a la sociedad”, puntualizó.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles