Weekly News

Celebran siete estados una consulta petrolera promovida por la izquierda

11 de agosto de 2008.

Siete estados mexicanos celebran hoy la segunda fase de las tres que tiene la consulta sobre la reforma energética promovida por el Gobierno, convocada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y sus socios de izquierda.

Campeche, Colima, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo son los estados llamados hoy a votar en esta consulta popular no vinculante sobre la iniciativa de reforma energética presentada por el presidente Felipe Calderón al Congreso el 10 de abril pasado, que la izquierda considera privatizadora.

El PRD, principal promotor del plebiscito, considera en principio que podría haber 400.000 participantes en las más de 3.000 mesas de voto que está previsto instalar a lo largo del día.

Por estados, Tabasco será el que más mesas tenga (1.200), por delante de Puebla (750), Oaxaca (580), Yucatán (200), Quintana Roo (130), Campeche (110) y Colima (90).

Para la consulta de hoy se han impreso casi 2,1 millones de papeletas y se espera que mañana se conozcan los resultados definitivos.

Los sufragios de los siete estados, entre los que están dos que tienen una importante actividad petrolera, Campeche y Tabasco, serán computados en la sede del Sindicato de Tranviarios del Distrito Federal.

En la capital mexicana fue precisamente donde se celebró el pasado 27 de julio la primera fase de la consulta, que tiene la tercera y última de sus etapas programada para el próximo 24 de agosto en quince estados más de los 32 que tiene el país.

Un 83,98 por ciento de quienes votaron en el plebiscito en la capital mexicana rechazó el proyecto de reforma petrolera, con una participación cercana a las 800.000 personas.

La cifra de votantes fue de apenas un diez por ciento del padrón electoral de la urbe, de casi nueve millones de habitantes.

Algunos expertos han señalado que la propuesta de Calderón no representa una "reforma energética integral", pese a que busca abrir al capital privado diversos sectores petroleros, en particular los de refinación y transporte de combustibles.

La férrea oposición de un sector de la izquierda a la reforma, que se identifica con el ex aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador, llevó a los legisladores de esa tendencia a tomar las tribunas del Congreso mexicano, que ocuparon en abril pasado durante quince días.

Actualmente, las fracciones parlamentarias de varios partidos políticos analizan diferentes propuestas para conformar una versión final de reforma petrolera y presentarla en septiembre próximo al pleno.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles