Weekly News

Rusia bombardea Georgia; hay decenas de muertos

11 de agosto de 2008.

Rusia envió cientos de tanques y soldados a la provincia separatista de Osetia del Sur y bombardeó ayer poblaciones de Georgia, en una importante escalada del conflicto que ha dejado por lo menos decenas de civiles muertos y heridos.

Georgia, un aliado de Estados Unidos cuyas fronteras en el Mar Negro limitan con Turquía y con Rusia, lanzó el viernes una gran ofensiva para recuperar el control de Osetia del Sur. Rusia, que tiene vínculos estrechos con la provincia separatista y tiene allí soldados del cuerpo de paz, respondió enviando tanques, vehículos blindados de transporte de personal, y aviones de combate.

El presidente georgiano Mijail Saakashvili propuso ayer un cese de fuego en Osetia del Sur, mientras continuaban los combates por segundo día consecutivo.

Saakashvili, en una conferencia de prensa, también propuso imponer una separación entre las partes beligerantes.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, informó a periodistas en Moscú que unas 1,500 personas han muerto en la violencia, y que la cifra de víctimas continuaba subiendo.

La cifra no pudo ser confirmada por fuentes independientes, pero testigos que huyeron de los enfrentamientos dijeron que cientos de civiles habrían muerto. Señalaron que la mayor parte de Tsjinval, la capital provincial, se hallaba en ruinas, y regada de cadáveres.

El bombardeo aéreo y de artillería dejó a la capital provincial sin agua, alimentos, electricidad o gas. Civiles aterrorizados salieron de sótanos rumbo a la calle en busca de comida, cuando la lucha menguó.

El general ruso Vladimir Boldyrev dijo ayer en declaraciones por televisión que los soldados de su país habían desalojado a las tropas georgianas de la capital provincial. Testigos confirmaron que los soldados georgianos habían desaparecido de las calles.

“Georgia enfrenta la agresión militar de Rusia”, denunció Saakashvili, al señalar que los soldados rusos estaban atacando zonas fuera de Osetia del Sur. “Las autoridades georgianas respaldan una tregua y la separación de las partes en conflicto”, añadió.

Aviones de combate rusos también atacaron ayer la ciudad georgiana de Gori. Un periodista de The Associated Press que visitó Gori poco después de los bombardeos vio varios edificios de apartamentos en ruinas, algunos todavía ardiendo, y decenas de cadáveres y de civiles ensangrentados. Entre las víctimas había ancianos, mujeres y niños.

El secretario del Consejo de Seguridad georgiano, Alexander Lomaia, dijo que la propuesta del presidente incluye el retiro de las fuerzas georgianas de Tsjinval, la capital de Osetia del Sur, las que dejarán de responder a la artillería rusa.

Es el brote de hostilidades más grave desde que la provincia obtuvo su independencia de facto en una guerra contra Georgia que finalizó en 1992.

Los combates podrían dar lugar a una guerra más generalizada entre Rusia y Georgia, que acusó a aquélla de bombardear sus poblaciones, puertos y bases aéreas. Georgia, una ex república soviética que aspira a ingresar a la OTAN, ha pedido ayuda a la comunidad internacional ante lo que llama la agresión rusa.

Probablemente el enfrentamiento acrecentará las tensiones entre Moscú y Washington, que según Lavrov debe aceptar parte de la culpa por armar y entrenar a los soldados georgianos.

El presidente ruso Dmitry Medvedev dijo ayer que Moscú envió efectivos a Osetia del Sur para obligar a Georgia a proponer un cese de fuego. Dijo que Moscú necesita proteger a sus ciudadanos en Osetia del Sur, entre fuerzas de paz y civiles.

Entre tanto, el primer ministro de Rusia, el ex presidente Vladimir Putin, viajó a una región vecina a Osetia del Sur, según medios de prensa rusos.

Putin debe presidir una reunión en Vladikavkaz, capital provincial de la región de Osetia del Norte, fronteriza con Osetia del Sur, para coordinar la ayuda a los refugiados que huyeron del Sur a raíz de los combates.

Mientras tanto, el Consejo de Seguridad de la ONU renunció ayer a la posibilidad de emitir un llamamiento conjunto al alto el fuego en Georgia, debido a la falta de consenso entre sus miembros en la tercera reunión de urgencia sobre la situación en el Cáucaso.

“Lamentablemente, mi conclusión es que será muy difícil, si no imposible, encontrar puntos de coincidencia suficientes para elaborar una declaración conjunta”, explicó el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador belga Jan Grauls, después de la reunión del Consejo.

Éste era el tercer encuentro en menos de 48 horas entre los quince miembros del máximo órgano de la ONU para tratar de consensuar una petición común de alto el fuego.

Sin embargo, y como en las ocasiones anteriores, la reunión acabó sin acuerdo y, por primera vez, los miembros no se fijaron por el momento otra fecha a corto plazo para continuar con las negociaciones.

Dejan atletas georgianos Beijing para combatir El presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, anunció ayer que varios integrantes del equipo olímpico georgiano abandonarán próximamente Beijing y regresarán a su país para combatir en las filas del Ejército.

Saakashvili movilizó el viernes a 100 mil reservistas de entre 24 y 45 años, lo que incluye a varios deportistas que debían competir en la capital china.

El equipo olímpico georgiano está integrado por un total de 35 deportistas.

Antes de los Juegos, Saakashvili anunció que premiaría con casi medio millón de euros a los atletas que consiguieran alzarse con una medalla de oro en los Juegos.

Georgia logró en Atenas cuatro medallas: dos de oro (levantamiento de peso y judo) y dos de plata (judo y lucha).

Intentan mediar conflicto Las gestiones diplomáticas internacionales frente al conflicto en Osetia del Sur comienzan a concretarse y una delegación de la Unión Europea (UE), la OTAN, la OSCE y Estados Unidos viajará a Georgia para intentar mediar y conseguir un alto el fuego.

Fue el ministro británico de Defensa, Des Browne, el encargado de hacer este anuncio en declaraciones a la cadena televisiva Sky News, mientras que el titular de Exteriores, David Miliband, mantiene conversaciones con sus colegas de Europa y Estados Unidos para analizar “cómo detener la propagación de la violencia, asegurar un alto el fuego e impulsar las negociaciones”.

También Francia, que ostenta la Presidencia de turno de la UE, propuso un plan de alto el fuego y regreso al “statu quo” anterior al conflicto en Osetia del Sur, tras hablar con los dirigentes de Georgia, Reino Unido, España, Ucrania e Italia y con el primer ministro ruso, Vladimir Putin.

Desde Beijing, un Bush “profundamente preocupado” por la escalada de la violencia entre Rusia y Georgia, opinó que la situación en Osetia “puede resolverse pacíficamente” y pidió a Moscú que se sume a los esfuerzos internacionales por lograr una mediación.

Asimismo, el Papa Benedicto XVI sigue con “preocupación” la situación y es posible que realice mañana, durante el rezo del Ángelus, un llamamiento para que terminen los enfrentamientos entre Rusia y Georgia por Osetia del Sur.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles