Weekly News

Rusia extiende bombardeos

11 de agosto de 2008.

Rusia extendió sus bombardeos a la capital de Georgia, envió barcos y, según un funcionario del pequeño país, trasladó tanques desde la separatista provincia de Osetia del Sur a territorio georgiano.

Los tanques se dirigían a una ciudad fronteriza, pero se vieron obligados a dar marcha atrás ante el Ejército de Georgia, dijo el funcionario.

Rusia también afirmó haber hundido un barco de misiles georgiano que supuestamente trataba de atacar a la Armada rusa en el Mar Negro, dijeron agencias noticiosas.

“Barcos patrulleros georgianos con misiles hicieron dos intentos por atacar a naves militares rusas. En respuesta, las naves rusas abrieron fuego y como resultado hundieron uno de los barcos georgianos que realizaron el ataque”, dijo un vocero del ministerio, citado por la agencia informativa ITAR-Tass.

Mientras tanto, Georgia aliado de Estados Unidos, replegó ayer sus tropas de la capital de la separatista Osetia del Sur, Tsjinvali, anunció un alto el fuego unilateral y propuso a Rusia urgentes negociaciones de paz, para las que Moscú ha puesto varias condiciones.

“Georgia está dispuesta a iniciar de inmediato negociaciones con la Federación de Rusia sobre el alto el fuego y el fin de las operaciones militares”, indica la nota entregada por la Cancillería georgiana a la Embajada rusa en Tiflis.

“No estamos locos”, señaló el presidente Mikhail Saakashvili, que insistió en que su Ejército se retiraba ayer de Osetia del Sur frente al poder armamentista superior de Rusia.

La parte georgiana señala que creó un pasillo de seguridad para la retirada de la población y los heridos de la zona de combates y que también ha replegado de allí sus tropas.

El Ministerio de Exteriores ruso admitió haber recibido la nota, pero denunció que la parte georgiana no ha cesado, como afirma, las operaciones militares en Osetia del Sur y que sus fuerzas continúan disparando, incluso con armas pesadas.

La Cancillería rusa condicionó el cese de las hostilidades a la retirada de las tropas georgianas a las posiciones iniciales y la renuncia de Tiflis al empleo de la fuerza contra los regímenes separatistas pro-rusos.

“Las condiciones que ha marcado el presidente (Dmitri Medvedev) son la retirada de las tropas georgianas (...) y el compromiso de Georgia por escrito a no emplear la fuerza en Osetia del Sur”, declaró el viceministro de Exteriores ruso, Gueorgui Karasin.

Medvédev expuso estas condiciones en una conversación telefónica con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, uno de los mandatarios occidentales que intentan mediar en el arreglo del primer conflicto bélico de Rusia con uno de sus vecinos post soviéticos.

Karasin precisó que Georgia debe replegar sus tropas a la “línea de separación refrendada en 1992 en los acuerdos de Dagomís”, en los que Moscú y Tiflis sentaron los principios de arreglo del anterior conflicto armado entre Georgia y su región separatista.

Además, Tiflis ha de firmar un acuerdo vinculante de renuncia al empleo de la fuerza en Osetia del Sur y Abjasia, la otra región separatista georgiana, indicó Karasin.

Georgia lanzó el viernes una ofensiva para recuperar el control de Osetia del Sur por medio de artillería, tanques y aviones. Rusia respondió con fuerza abrumadora, indicando que debía proteger a sus tropas de un cuerpo de paz y a civiles en Osetia del Sur, donde la mayoría de los residentes tiene pasaporte ruso.

Moscú envió sus tropas a la región y se registraron fuertes combates en Tsjinval, la capital regional. La artillería pesada rusa contribuyó ayer a desalojar a los georgianos de Tsjinval.

Los aviones rusos, que han recorrido los cielos georgianos desde el viernes, bombardearon ayer una fábrica en las afueras de la capital georgiana, Tiflis, que fabrica aviones de combate Su-25. El ataque causó varios daños a las pistas de la planta, pero no víctimas, dijo el ministro del Interior de Georgia, Shota Utiashvili.

Deportistas georgianos atentos a violencia en su país

Sus países se encuentran envueltos en un conflicto armado, pero una rusa y una georgiana compartieron un podio y un abrazo tras ganar ayer sendas medallas olímpicas.

Al día siguiente que los 35 deportistas olímpicos de Georgia contemplaron retirarse por la conflagración en su país natal, Nino Salukvadze atrapó la primera medalla del equipo en los Juegos de Beijing, en la prueba de pistola de aire de 10 metros del tiro.

La rusa Natalia Paderina se quedó con la medalla de plata y tras la ceremonia de premiación, Salukvadze extendió su brazo sobre Paderina y las dos posaron para las fotos. Paderina procedió a darle un beso en la mejilla a Salukvadze.

“Esta medalla es algo bueno para Georgia, especialmente en tiempos como éstos”, dijo Salukvadze. “Estaba muy nervioso. Nuestro pueblo está pasando por un momento muy difícil”.

Los 35 deportistas olímpicos de Georgia siguen ansiosamente la marcha de los acontecimientos en la región separatista de su país que está siendo bombardeada por Rusia. Georgia ha ganado 13 medallas olímpicas en su historia, incluyendo un par de oros en Atenas 2004. La de Salukvadze fue su primera en tiro.

“Todos están muy nerviosos”, expresó el portavoz de la delegación Giorgi Tchanishvili.

Agregó que el Gobierno georgiano decidió mantener sus deportistas en los juegos.

“Tienen que concentrarse en la competencia, pero no es fácil”, manifestó.

El vocero dijo que el presidente georgiano Mijaíl Saakashvili, le envió un mensaje al equipo y le dijo que lo mejor para el país era que permaneciesen en los juegos. Tchanishvili reveló que la delegación estaba dispuesta a regresar si se lo pedían.

Dos miembros del equipo georgiano, los levantadores de pesas Albert Kuzilov y Arsen Kasabiev, son de Osetia del Sur, según Tchanishvili.

EU busca contener la violencia, advierte a Rusia

El presidente George W. Bush buscó ayer contener el explosivo conflicto en Georgia, mientras la Casa Blanca advirtió a Rusia que el conflicto amenaza sus relaciones con Estados Unidos.

La crisis relacionada con Osetia del Sur, una provincia disidente de Georgia, parecía menguar mientras las tropas georgianas empezaban a retirarse y respetaban un cese de hostilidades, una afirmación que Rusia puso en duda. Las autoridades estadounidenses dijeron que Moscú sólo estaba ampliando su venganza contra Georgia, un aliado de Estados Unidos, por tratar de tomar el control de la región disidente.

Estados Unidos ha dejado en claro que “si continúa la escalada desproporcionada y peligrosa del lado ruso, esto tendrá un impacto significativo a largo plazo en las relaciones rusas-estadounidenses”, dijo a reporteros en Beijing Jim Jeffrey, subasesor en seguridad nacional del presidente Bush.

La Administración Bush expresó preocupación por el hecho de que los ataques ocurrían en zonas de Georgia que están alejadas del área de conflicto en Osetia del Sur.

Ucrania dejará sin puerto a buques rusos

Ucrania advirtió ayer a Rusia que en caso de empleo de la Flota rusa del Mar Negro contra Georgia sus buques tendrán prohibido el regreso a la base principal, Sebastópol, que Rusia alquila a Ucrania.

Una declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores asegura que Ucrania “se reserva el derecho de prohibir el regreso a territorio de Ucrania de los buques que participen en el conflicto”.

El documento indica que la medida se adopta “de acuerdo al derecho y a las normas internacionales” con el fin de evitar que “Ucrania pueda verse arrastrada a un conflicto militar” por culpa de la Flota rusa del Mar Negro con base “en territorio ucraniano”.

Con anterioridad, Rusia acusó a Ucrania de “armar hasta los dientes” a Georgia.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles