Weekly News

Centroizquierda presiona a Obama

13 de agosto de 2008.

Por el momento las firmas suman poco más de 20 mil. Pero la cifra podría aumentar sustancialmente antes de la Convención Nacional del Partido Demócrata, cuando el virtual candidato Barack Obama no podrá seguir ignorando las voces y nombres de quienes se han sumado a una carta abierta exigiéndole no renunciar a los postulados de centroizquierda que le permitieron hacerse con una histórica victoria en las primarias que lo enfrentaron a Hillary Clinton.

En la misiva, publicada en la revista The Nation —el buque insignia de los liberales, donde han colaborado personajes de la estatura de Martin Luther King, Albert Einstein o Bertrand Russell—, una poderosa coalición de organizaciones y personajes que se identifican a sí mismos como “simpatizantes progresistas”, reclaman a Obama que se esté moviendo repentinamente hacia el centro (con el fin de capturar los votos de independientes y republicanos en estados clave como Ohio, New Hampshire y Filadelfia) y le piden no claudicar en capítulos como la retirada de las tropas de Irak, mantener la apuesta en favor de un sistema de salud universal y apoyar una reforma migratoria que incluya una vía a la ciudadanía.

Las presiones que soporta Obama desde su flanco izquierdo se ha convertido en sólo uno de los problemas que deberá encarar en el último tramo de una campaña presidencial que tendrá un punto de inflexión en la convención demócrata de Denver, Colorado.

En el curso de los últimos días, la campaña de Obama se ha visto además sacudida con las exigencias de un grupo de leales del clan de los Clinton que han obligado al propio candidato demócrata a buscar personalmente al ex presidente Bill Clinton para apurar un complicado proceso de reconciliación, que ha pasado por la confección de un programa donde toda la familia Clinton tendrá un papel estelar en la convención demócrata entre el 25 y el 28 de agosto.

“Algunos miembros de la campaña de Obama consideran a Clinton insufrible, hipócrita y divisivo”, consideró el analista político Howard Fineman. “Sin embargo, en política eso es irrelevante cuando los Clinton pueden ser un apoyo importante a la campaña”, añadió.

Así, atrapado en un complicado equilibrio de alianzas, Obama apura los últimos días de sus vacaciones en su natal Hawai. A su regreso, tendrá no sólo que despejar la incógnita de quién será su candidato a la vicepresidencia sino, sobre todo, tratar de conciliar los intereses de un partido en franco proceso de recomposición y acallar las voces de una poderosa coalición de centroizquierda que se resisten a verlo en brazos de la centroderecha.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles