Weekly News

Ejecución masiva en el CIAD de Aztecas; 7 muertos y 5 lesionados

13 de agosto de 2008.

De nueva cuenta en menos de un mes un supuesto centro de rehabilitación contra las adicciones de droga y alcohol, fue blanco de los ataques de sicarios al matar a siete personas y herir a cinco más que se encontraban al interior del inmueble ubicado en la Colonia Aztecas.

De acuerdo a los primeros reportes un grupo fuertemente armado que tripulaba dos camionetas una Avalanche de color rojo y una suburban negra, llegaron a las instalaciones del Centro de Rehabilitación contra las Adicciones CIAD número 8 ubicado en Casa de Janos y Barranco Azul, de la colonia Aztecas, abriendo fuego a discreción contra las personas que se encontraban en ese lugar.

Al interior había 12 personas las cuales fueron rafagueadas sin piedad por los sicarios, quienes derribaron las puertas y al estar al interior armaron la balacera contra todo loque se moviera.

Resultando seis personas muertas al interior del CIAD, y uno más que perdió la vida al ser trasladado en un vehículo a recibir atención médica pero murió en el trayecto en el cruce de las avenidas Zaragoza y Aztecas, este joven fue identificado como Luis ángel González Parral de 18 años de edad.

Además cinco personas más fueron lesionadas con las armas de fuego, entre ellos un menor que cuenta con 15 años, una mujer y tres adultos mayores, que estaban recibiendo atención contra las adicciones.

De acuerdo a los vecinos del sector y familiares de los internos quienes se dirigieron asustados hasta ese centro, algunas madres llorando por la muerte de sus seres queridos, dijeron que la balacera se escucho hasta colonias aledañas y por eso se acercaron encontrando el macabro espectáculo.

Al momento de llegar las autoridades levantaron una infinidad de casquillos percutidos de los calibres 9 mm, 40 mm, de los utilizados por las armas largas R15 y de los AK 47, los cuales quedaron rejados al interior del centro y de la calle.

Testigos señalan que luego de la masacre, los sicarios abordaron de nuevo sus camionetas, huyeron a toda velocidad y cuadras más adelante justo donde se encuentra la cementera, se toparon con una patrulla del Ejército, de los llamados “boinas guindas”, quienes en lugar de enfrentar a los asesinos les abrieron paso en su huida.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles