Weekly News

Concentración elevada de trigliceridos en la sangre puede causar pancreatitis

20 de agosto de 2008.

La concentración elevada de triglicéridos (grasa) en la sangre (superior a 800 miligramos por decilitro) puede producir pancreatitis aguda (inflamación del páncreas), que de no ser atendida a tiempo daña a otros órganos como pulmón, riñón e hígado y puede ocasionar la muerte. Por ello, para prevenirla, lo mejor es evitar la obesidad, importante factor de riesgo y, por supuesto el consumo excesivo de grasas y alcohol, ya que este último es su principal causante.

La acumulación de triglicéridos dentro de los vasos sanguíneos obstruye estos conductos, que en el páncreas son muy pequeños, y al taponarse se interrumpe la circulación en ese importante órgano y al no encontrar salida las enzimas que produce, éste se inflama y se necrosa.

Antonio Baños Baños, coordinador de Hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló también que si el páncreas está necrosado (con tejido muerto) y sangra, el padecimiento se agrava, ya que puede complicarse con una infección generalizada e insuficiencias respiratoria, cardiovascular, renal, y afectación del sistema nervioso central.

Explicó que la pancreatitis se manifiesta con fuerte dolor abdominal crónico, que suele confundirse con una peritonitis, una perforación de vísceras huecas, una colecistitis o una obstrucción intestinal. Asimismo el paciente tiene náusea, vómito, fiebre, y presenta un estado general de deterioro del organismo.

Indicó que además del exceso de triglicéridos y del consumo del alcohol, otra causa importante de la inflamación del páncreas es la obstrucción por un cálculo de los conductos biliares, debido también a un nivel alto de triglicéridos.

El consumo no controlado e indiscriminado de medicamentos como diuréticos, estrógenos y esteroides, así como enfermedades como el lupus eritematoso y el SIDA, también producen pancreatitis, aunque con menor frecuencia.

Explicó el doctor Baños Baños que son dos tipos de pancreatitis: la aguda y la crónica. La primera, una vez que se suprime la causa se restablece la función del páncreas y no deja grandes secuelas. En este caso la mortalidad es de casi el 20 %, y cuando la falla orgánica es generalizada ésta aumenta a casi al 100 por ciento.

En cuanto a la pacreatitis crónica, esta trastorna el funcionamiento del órgano alterándolo anatómicamente y generalmente no se puede revertir; es más frecuente en alcohólicos. Puede pasar que eventualmente se presenten eventos agudos.

Se manifiesta asimismo con incapacidad para digerir los alimentos, las grasas y las proteínas, lo que finalmente genera una insuficiencia endócrina, la persona se vuelve diabética al afectarse la producción de hormonas, insulina básicamente.

Para concluir explicó que los triglicéridos son producidos por el hígado y aportados por los alimentos. Normalmente circulan en la sangre para surtir a los tejidos de reservas energéticas de grasa para todos sus procesos biológicos. Cuando aumentan por una alteración metabólica producen pancreatitis o daños parecidos a los que causa el colesterol malo.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles