Weekly News

Sin acuerdo en EU sobre el retiro en Irak

26 de agosto de 2008.

El gobierno de Estados Unidos informó ayer que todavía no ha llegado a un acuerdo definitivo con la administración iraquí sobre la permanencia de las tropas estadounidenses en el país y su papel, tras el fin de la misión de la ONU en diciembre de este año.

Poco antes, el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, había asegurado a los medios lo contrario, diciendo que las tropas estadounidenses se retirarían de Irak antes que termine 2011.

“Las conversaciones continúan abiertas y todavía no hemos finalizado un acuerdo”, declaró ayer a periodistas el portavoz de la Casa Blanca, Tony Fratto.

Según el vocero, el gobierno estadounidense es optimista y espera que ambos países alcancen un acuerdo mutuo, basado en “metas flexibles”, para que las tropas estadounidenses continúen su repliegue con éxito y que las fuerzas iraquíes tomen el relevo de la seguridad del país. Estas “metas flexibles” dejarían la puerta abierta a EU para cumplir su retirada en función de las condiciones de seguridad que se den sobre el terreno.

En virtud del acuerdo propuesto en los últimos días, el gobierno de Bagdad quiere que las fuerzas estadounidenses dejen de patrullar las principales ciudades y aldeas iraquíes a mediados de 2009 y que todas las tropas de combate abandonen Irak en 2011.

El gobierno de Estados Unidos ha sido reacio a establecer un calendario para la retirada de las tropas y el portavoz del Pentágono, Bryan Whitman, también afirmó que “el acuerdo no está terminado”.

Al-Maliki había sido tajante, al afirmar que “después de 2011 no habrá ningún soldado extranjero en Irak”, aunque aclaró que el acuerdo de seguridad todavía no estaba totalmente definido. “En algunos puntos hay todavía diferencias”, comentó.

Mientras tanto, el Ejército estadounidense informó que una adolescente iraquí, que llevaba puesto un chaleco cargado con explosivos, se entregó a las fuerzas de seguridad en vez de llevar a cabo un ataque suicida con bomba en la ciudad de Baquba, en la conflictiva provincia de Diyala.

La policía tuvo que quitarle el chaleco. Funcionarios de Estados Unidos dijeron que la joven, de entre 13 y 17 años de edad, según las versiones, se acercó a la policía iraquí “diciendo que tenía puesto el chaleco y que no quería llevar eso adelante”.

La policía iraquí, en cambio, dijo que la detuvo porque su actitud era sospechosa.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles