Weekly News

Pese a su impedimento aún tiene la esperanza de ser Bombero

26 de agosto de 2008.

Gabriel Miguel Gallardo Torres a seis años de haber sido nombrado “Bombero Honorario”, por el presidente del Concejo Municipal, José Reyes Ferriz en el periodo 2001-2002, aún sueña con ser apagafuego para dar de si y ayudar a la gente.

Gallardo Torres en aquel entonces era un niño de 10 años, y requería una operación de muy alto riesgo en el cerebro, donde le había crecido un tumor que ponía en riesgo su vida.

La intervención era sumamente peligrosa, ya que cualquier error podría causar la muerte, además de ser costosa, pero surgió la solidaridad, se hizo una colecta y el gobierno Municipal también apoyó.

El menor salvó su vida, pero quedó postrado en una silla de ruedas.

A pesar de todo el niño continuaba con su sueño… “ser bombero… viajar en una extintora y cargar las mangueras, apagar fuegos… pero sobre todo ayudar a la gente”.

Guadalupe Sandoval Castro, jefe del Heroico Departamento, por petición del entonces Concejal Reyes Ferriz le hicieron realidad su sueño e ingresó como bombero honorario a la corporación.

Acudió a algunas actividades, su mal no le impedía caminar, así como hacer algunas cosas que no requirieran mucho esfuerzo, esto mientras se juntaba el dinero para la intervención.

Llegó el día, y paso a recibir radiaciones, tipo quimioterapia, lograron destruir parte del tumor, pero a decir de Gabriel Miguel, una cédula de este se desplazó y se colocó en su columna vertebral y empezó a crecer, lo que a la postre le impide caminar.

Ahora se desplaza en silla de ruedas y se acaba de inscribir en la secundaria abierta ya que piensa aprovechar el tiempo y dedicarse a estudiar mientras que

la tecnología medica sigue avanzando, pensando que a futuro podría ser operado y volver a caminar.

Los doctores les han dicho que esta intervención también es de muy alto riesgo, ya que el tumor se colocó entre vasos sanguíneos, lo que hace difícil se pueda atacar ya sea por medio de radiaciones u operación.

Hoy Gabriel Miguel, sigue con su sueño, “todavía quiero ser bombero por que me gustaría salvar a la gente y me gusta ayudar, estar ahí para servir cuando suceda un incendio”.

Esto aunque no pueda caminar, ya que esta sujeto a una silla de ruedas y cada vez que lo solicita personal de bomberos acude a su casa y le llevan a realizar alguna actividad.

“Lo hacen cada vez que me comunico con ellos pero ahora no tengo teléfono por el cual hablarles y no he participado mucho con ellos”, dijo el jovencito.

Los padres de Gabriel Miguel hace tiempo que murieron y desde hace más de seis años es atendido por su hermano mayor, quien se hizo cargo sacar adelante a él y sus hermanos.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles