Weekly News

Dará Papa misa junto a la tumba de Napoleón

11 de septiembre de 2008.

La primer visita apostólica de Benedicto XVI a Francia incluye una etapa de un día en la capital, que concluirá con la celebración eucarística en la Explanada de los Inválidos la cual, casualmente, contiene el mausoleo napoleónico.

La elección del lugar para la ceremonia religiosa fue tan casual como paradójica, el arzobispo parisino André Vingt-Trois argumentó para esta razones económicas y prácticas, la historia pasó a segundo plano.

Como este otros episodios similares aparecerán durante los cuatro días que durará la visita apostólica del obispo de Roma a una de las potencias históricas del catolicismo, país que ha dado también feroces enemigos del clericalismo.

Heredera de la revolución, la República Francesa se configuró en los últimos 200 años como defensora a ultranza del liberalismo en todos los campos. 'Libertad, igualdad y fraternidad' es su lema nacional.

Así, el antiguo reino católico en la actualidad parece haberle dado la espalda a la fe, la Iglesia vive múltiples retos mientras el Estado enfrenta el debate sobre cómo aplicar la llamada 'laicidad', separación de los poderes temporal y espiritual.

Este panorama intelectual recibirá a Benedicto XVI, quien volará el viernes desde Roma hasta el aeropuerto de Orly, a las afueras de París, donde será recibido por el presidente Nicolás Sarkozy en un gesto fuera del protocolo.

Según el itinerario oficial del Papa, poco después del mediodía, cumplirá una visita al mismo jefe de Estado en el Palacio del Eliseo y posteriormente ambos pronunciarán respectivos discursos ante un grupo de autoridades políticas del país.

Por la tarde de ese día saludará a miembros de la comunidad judía para después, a las 17:30 horas locales (15:30 GMT) tener un encuentro con representantes del mundo de la cultura en la sede del Colegio de los Bernardinos.

También celebrará las vísperas con sacerdotes, religiosas y seminaristas en la Catedral de Notre-Dame y concluirá su jornada con un saludo a varios miles de jóvenes en el atrio de ese templo.

El sábado 13 comenzará con una visita al Instituto de Francia, del cual siendo cardenal era miembro, para continuar con la misa en la Explanada de los inválidos. Tras un almuerzo con obispos volará con destino a Lourdes.

Su llegada al aeropuerto de Tarbes está prevista a las 17:45 horas (15:45 GMT), media hora más tarde el líder religioso visitará la iglesia del Sagrado Corazón y la casa de la infancia de santa Bernardette, la joven a la cual se le apareció la Virgen María.

De hecho, durante su estancia en Lourdes el pontífice cumplirá las cuatro etapas del 'camino del peregrino' del Jubileo de las apariciones marianas, se trata de lugares que recuerdan la vida de Bernardita.

Aproximadamente a las 19:15 horas (17:15 GMT) Ratzinger podrá rezar ante la gruta de Lourdes y a las 21:30 horas (19:30 GMT) dará por concluida una procesión con antorchas en la cual participarán miles de católicos.

La ceremonia más importante del viaje se llevará a cabo por la mañana del domingo 14 de septiembre con una multitudinaria misa dedicada al recuerdo del 150 aniversario de la manifestación de la Virgen.

Después del almuerzo, Benedicto XVI dirigirá un discurso a los obispos franceses y a las 18:30 horas (16:30 GMT) concluirá una procesión eucarística con un saludo especial.

El último día de actividades, lunes 15 de septiembre, está prevista una visita al hospital de Lourdes; una misa con enfermos, y la ceremonia de despedida en el aeropuerto de Tarbes desde donde partirá el avión papal con destino a Roma.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles