Weekly News

Florida, el más azotado por los huracanes en EU

12 de septiembre de 2008.

Florida es la región de Estados Unidos más impactada por ciclones en el último siglo, según estadísticas oficiales.

Un total de 60 huracanes se abatieron sobre el estado entre 1900 y 2000, y 24 de ellos fueron ciclones de categoría tres, cuatro y cinco, las mayores en la escala de intensidad Saffir-Simpson, según datos del Centro Nacional de Huracanes (CNH) estadounidense.

El huracán “Charley” devastó en 2004 la costa Oeste de Florida y ocasionó la muerte de 23 personas.

Apenas en agosto pasado la tormenta “Fay” dejó 11 muertes tras impactar en más de tres ocasiones a Florida. La última vez que dos ciclones afectaron el estado de forma consecutiva fue en 1950, cuando en septiembre de ese año “Easy” azotó Tampa (Oeste del estado) y “King” golpeó Miami, en octubre.

Un total de 165 huracanes han impactado a Estados Unidos durante el periodo mencionado y de ellos 65 eran de gran intensidad.

Texas ocupa el segundo lugar en número de huracanes con 37, 16 de los cuales fueron intensos, y siguen en la lista Carolina del Norte, con 27, y Louisiana, con 26 huracanes.

Según las estadísticas del CNH, con sede en Miami, el 76 por ciento de los huracanes de categoría cuatro o cinco han golpeado a Florida o al estado de Texas.

Por otra parte, las investigaciones meteorológicas muestran que septiembre es el mes en el que los huracanes de mayor intensidad se formaron, con excepción de los cuatro ciclones más devastadores durante esos cien años.

“Andrew” (1992) y “Camille” (1969), ambos de categoría cinco, se formaron en agosto; “Audrey” (1957), de categoría cuatro, en junio, y “Hazle” (1954), de categoría cuatro, en octubre.

“Andrew”, que atravesó el extremo Sur de Florida y dejó 23 muertos y tres más en el archipiélago de Bahamas, causó pérdidas por 26 mil 500 millones de dólares sólo en Estados Unidos, lo que le convierte en uno de los más catastróficos en cuanto a daños causados desde que hay registros.

Hasta ahora el más devastador y mortífero es el ya célebre huracán “Katrina” que tocó tierra como categoría tres, pero llegó a ser el sexto huracán más fuerte desde que hay registro.

Provocó la muerte de mil 500 personas y causó daños por 80 mil millones de dólares, destruyó la ciudad del jazz Nueva Orleans, y se convirtió en el huracán más mortífero de Estados Unidos.

Para Florida, “Andrew” ha sido el más devastador. Primero se consideró un huracán de categoría cuatro, pero el 21 de agosto de 2002, el CNH informó que su fuerza se había incrementado a categoría cinco.

Otros huracanes que han alcanzado la categoría cinco (cuando los vientos superan los 250 kilómetros por hora) son uno que arrasó Los Cayos de Florida en 1935 y “Mitch”, que en 1998 sembró la destrucción en varios países de Centroamérica.

El primero de ellos se conoce como el “Huracán del Labor Day” (Día del Trabajo) en Los Cayos de Florida, pues hasta 1953, las tormentas tropicales eran llamados por la fecha en que tocaban tierra, y sólo a partir de ese año empezaron a recibir nombres de personas.

El “Huracán del Labor Day” golpeó a Los Cayos el 2 de septiembre de 1935, dejando 408 muertos, principalmente veteranos de la I Guerra Mundial que trabajaban en el área.

Los daños de este ciclón se estimaron en seis millones de dólares de la época y aunque no se registró una medida de sus vientos, se midió una presión barométrica de 26.35 pulgadas (669 milímetros) en Long Key.

Esta lectura es una de las más intensas registrada en todos los tiempos en Estados Unidos y sólo superada por las 26.22 pulgadas (666 milímetros) observadas durante el huracán “Gilbert”, en 1988.

“Mitch” se convirtió el 26 de octubre de 1998 en un huracán categoría cinco, antes de penetrar en la costa de Honduras el 29 de octubre, ya degradado a categoría uno.

Luego de devastar Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador, “Mitch” salió de nuevo al mar el 1 de noviembre, cerca de la frontera entre Guatemala y Honduras. Ocasionó unos nueve mil muertos y otros nueve mil desaparecidos en Centroamérica.

Además, causó otros 31 muertos en el hundimiento de la goleta Fantome y dos en Los Cayos de Florida. El huracán también afectó gravemente a la infraestructura, la propiedad y las cosechas en América Central y dejó pérdidas por 40 millones de dólares en Florida.

Pero sin duda el huracán “Wilma” es el más intenso de que se tenga registro en la historia del Océano Atlántico.

En octubre de 2005 en menos de 24 horas, pasó de depresión tropical a huracán de categoría cinco y la presión acumulada entre la masa nubosa de sus paredes alcanzó los 882 milibares, siendo la más baja registrada para un huracán en la cuenca del Atlántico.

“Wilma” alcanzó tierra en más de una ocasión y provocó sus efectos más destructivos en la península mexicana de Yucatán, Cuba, y en la parte Sur de Florida.

Más de 47 muertes se le atribuyeron a la tormenta y daños entre 18 y 22 mil millones de dólares (de éstos 14.4 solamente en Estados Unidos).

Y qué decir de 2004, cuando los ciclones “Charley”, “Frances”, “Iván” y “Jeanne” obligaron a cuatro declaraciones por desastre en Florida, en un periodo de 44 días, dejando pérdidas millonarias. La temporada de huracanes en el Atlántico comienza cada año el 1 de junio y termina el 30 de noviembre.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles