Weekly News

La crisis económica cambiará el futbol mexicano

14 de octubre de 2008.

“Lo que hay que hacer es apretar el cinturón y planear bien”, observa Antonio Leonardo, propietario de los Jaguares. “Hay que vender a manera de exportación, porque el mercado mexicano se va a cerrar un poco. Al futbol en Europa no le va a pegar tanto la crisis; entonces, trataremos de aguantar y esperar”, dice.

La alerta involucra a los llamados grandes, como América, Chivas y Cruz Azul.

“Primero estamos revisando todos los aspectos donde pudiera afectar y aquí (en América) hemos tenido reuniones a nivel club con la empresa para ver qué ajustes hacer. Evidentemente no estamos exentos. Tenemos que ver cómo nos va a impactar a mediano, corto y largo plazo. Ahorita es prematuro hablar de acciones. Vamos a tomarlas y estamos analizando dónde podrían venir esos ajustes y sus repercusiones”, comparte Michel Bauer, presidente de las Águilas.

“Vamos a ver qué tan fuerte nos pega la crisis, porque en México ya hubo devaluación y ahorita está inestable todo”, reconoce Néstor de la Torre, vicepresidente de Chiva Rayadass.

“Aquí lo que va primero es como gremio qué es lo que vamos a hacer. Ponernos de acuerdo y establecer un panorama que nos permita actuar, porque nadie está exento. Por supuesto que hay que analizar y optimizar recursos, sin que afecte los contratos”, añade.

Según Víctor Garcés, vicepresidente del Cruz Azul, “esta crisis inflacionaria va a hacer que reflexionen todos los que participan en el deporte”. Agrega: “Esto también va a servir para reordenar sueldos, salarios, prestaciones de todos los jugadores, fundamentalmente de la Primera y de la Primera A”.

Los clubes afrontan la alerta y promueven mecanismos emergentes para no verse afectados. El Atlas prevé un restablecimiento del tope de contrataciones, ante el anuncio de que no habrá límite de refuerzos en el Clausura.

“Mira, yo creo que eso va a ser automático –calcula Gustavo Montoya, vicepresidente del Atlas–, porque con el costo de la moneda que tuvo un incremento del 12 ó 15%, ese es el aumento que ha tenido cualquier jugador foráneo que pudieras pensar”.

Pero “yo creo que esto se va a reducir sin necesidad de que la FMF marque un tope. Todos los clubes serán muy cautos en las contrataciones de extranjeros”, pronostica.

Antonio Leonardo considera que ese es un tema del Comité de Dueños. “En mi caso no voy a hacer muchos movimientos”.

Cruz Azul tampoco aprueba que se dé rienda suelta, porque “uno de los problemas en el proceso inflacionario de los sueldos han sido los promotores, quienes han podido tener una asociación con técnicos, quienes demandan la presencia de jugadores y de ahí se da esa relación técnico-jugador-directivo, que provoca un proceso inflacionario. Ojalá se reconsidere la medida”, sugiere Garcés.

El dirigente comparte las tareas que estudian los equipos y que deberán adoptar. “En Cruz Azul tenemos muchos años tratando de restablecer en un orden contractual lo que sería un sueldo base y un bono por resultados. Esto lo tratamos con otras instituciones, como Tigres, Monterrey, Atlas, América, Morelia y Pachuca. Hemos hablado de reordenar el sistema económico del futbol y creo que esta crisis nos tiene forzosamente que hacer revisar las estructuras económicas de los clubes”.

Por todo ello, propuso ante la Femexfut que se adopte la escala del régimen de transferencias, con jugadores libres, titular base, titular y suplente. “Cada uno tendría un máximo o un mínimo de sueldo y fijado un bono por resultados, porque los patrocinadores están cubriéndole así los contratos a los equipos”.

Tarde o temprano, “eso tendrá que verse reflejado en los sueldos de los técnicos y de los jugadores; reordenarlo, porque no va a haber quien sostenga sueldos tan importantes”.

Eso no quiere decir “que proponga que se eliminen cantidades, sino que el sistema de pago sea diferente. Una base sólida para que vivan bien, y lo demás sujeto a resultados”.

Sobre la propuesta, Bauer previene: “Al manejar un tope salarial habría que ver qué impacto puede tener para los clubes, porque obviamente nadie conoce cuáles son los salarios de los demás jugadores y eso complicaría el esquema. Si se pudiera sacar un promedio, creo que podría funcionar la medida...”.

Leonardo aclara que las circunstancias son diferentes para cada institución. “Hay unos que están muy apalancados y adelantados en patrocinios, otros no...”, advierte.

En el caso de Atlas, Gustavo Montoya dice que “es importante establecer algún mecanismo de tope de salarios, porque ahí los clubes con más recursos automáticamente llevan ventajas sobre los más chicos”.



Tras la crisis del 94, “todos los contratos que se hacen en moneda extranjera tienen un precio dólar tope negociado con las partes”.

Esto “nos da una protección automática, aunque la situación mundial no deja de ser un problema, pues tendremos que tomar medidas acordes a nuestras posibilidades”.

Y es que como club generador de jugadores, “para lo que se avecina tendremos que tener más atención a fuerzas básicas, porque ya no es momento para voltear al extranjero”.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles