Weekly News

Devuelve Rusia territorios a China

14 de octubre de 2008.

En concreto, Rusia entregó a China el islote Tarabárov y la mitad de la isla Bolshoi (Gran) Ussuriyski, en el río Amur, cerca de Jabárovsk, así como el islote Bolshoi, en el río Argún, en la región de Chitá, según la agencia RIA-Nóvosti.

"De esta forma entra en vigor el protocolo adicional sobre la descripción de la parte oriental de la frontera ruso-china, del 21 de julio de 2008, lo que significa el fin de la delimitación y demarcación de toda la frontera común", declaró la Cancillería rusa.

Los dos países comparten una frontera de 4.345 kilómetros.

Las ceremonias oficiales tuvieron lugar cerca de Jabárovsk y en la isla Bolshoi Ussuriyski, por la que pasa a partir de ahora este sector de la frontera y donde fueron instalados nuevos postes fronterizos.

El traspaso de estos territorios, de un total de unos 300 kilómetros cuadrados, incluidos 174 en Tarabárov y Bolshoi Ussuriyski, tuvo lugar justo cuatro años después de la firma del respectivo acuerdo por los dirigentes de ambos países en Pekín.

La frontera entre ambos países fue motivo de guerras en tiempos de los zares rusos y de los emperadores chinos, y alcanzó su momento de mayor tensión a finales de la década de 1960, en plena Guerra Fría, cuando el Ejército soviético atacó al Ejército Popular de Liberación chino.

La que fuera una frontera infranqueable durante décadas se abrió en 1988 y a continuación se produjo un masivo flujo de inmigrantes chinos que coincidió con la caída de la Unión Soviética en 1991.

La enorme necesidad de petróleo ruso para alimentar a China, la mayor economía emergente del planeta, ha favorecido que los dos países vivan uno de sus mejores momentos en sus relaciones diplomáticas.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles