Weekly News

Bombazo deja 17 muertos y 30 heridos en India

22 de octubre de 2008.

El artefacto estalló a las 19:30 hora local cerca de un centro de entrenamiento policial contra insurgentes en la capital de Manipur, Imphal, según una fuente policial consultada por la agencia IANS, que señaló que la mayoría de las víctimas es de civiles.

Al menos trece personas murieron en el lugar del atentado, mientras que otras cuatro fallecieron ya en el hospital, donde varios de los heridos se encuentran muy graves, de acuerdo con fuentes citadas por PTI.

Según el primer informe oficial, los autores de la masacre perpetraron el ataque cuando varios civiles y miembros de las fuerzas de seguridad jugaban a las cartas y apostaban, como es habitual en la India en los días previos a la fiesta religiosa hindú del Diwali.

Aunque por el momento ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque, tanto en Manipur como en las regiones colindantes operan grupos separatistas que reclaman su independencia de la India.

El ataque, el mayor registrado en Manipur, se produce después de que hace tan sólo dos días antes una bomba estallara cerca de la residencia del jefe de Gobierno de la región, Ibobi Singh, quien resultó ileso.

El atentado fue entonces reivindicado por el Partido Popular Revolucionario de Kamgleipak, un grupo separatista de Manipur.

En estas pequeñas regiones, apenas unidas por un brazo de tierra al resto del país, la acción de estos grupos causó el año pasado la muerte de 1,091 personas.

Muchos de los atentados van dirigidos contra inmigrantes de otras regiones indias en busca de trabajo.

Los lugareños de estas regiones presentan diferencias étnicas, culturales y religiosas respecto a la población del resto del gigante asiático.



Al menos trece personas murieron en el lugar del atentado, mientras que otras cuatro fallecieron ya en el hospital, donde varios de los heridos se encuentran muy graves, de acuerdo con fuentes citadas por PTI.

Según el primer informe oficial, los autores de la masacre perpetraron el ataque cuando varios civiles y miembros de las fuerzas de seguridad jugaban a las cartas y apostaban, como es habitual en la India en los días previos a la fiesta religiosa hindú del Diwali.

Aunque por el momento ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque, tanto en Manipur como en las regiones colindantes operan grupos separatistas que reclaman su independencia de la India.

El ataque, el mayor registrado en Manipur, se produce después de que hace tan sólo dos días antes una bomba estallara cerca de la residencia del jefe de Gobierno de la región, Ibobi Singh, quien resultó ileso.

El atentado fue entonces reivindicado por el Partido Popular Revolucionario de Kamgleipak, un grupo separatista de Manipur.

En estas pequeñas regiones, apenas unidas por un brazo de tierra al resto del país, la acción de estos grupos causó el año pasado la muerte de 1,091 personas.

Muchos de los atentados van dirigidos contra inmigrantes de otras regiones indias en busca de trabajo.

Los lugareños de estas regiones presentan diferencias étnicas, culturales y religiosas respecto a la población del resto del gigante asiático.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles