Weekly News

Pide Livni convocar a elecciones en Israel

27 de octubre de 2008.

La canciller israelí y primera ministra designada, Tzipi Livni, pidió ayer al presidente Shimon Peres que convoque a elecciones anticipadas, tras fracasar en su intento de crear una coalición mayoritaria en el Parlamento.

“El pueblo debe elegir a sus líderes, y que salga el mejor de nosotros”, afirmó Livni en un breve discurso ante los medios de prensa ayer por la tarde en la Residencia Presidencial en esta ciudad.

Con este mensaje, Livni abrió un nuevo proceso político en Israel, que debe conducir a comicios generales en un plazo de 90 días.

“Cuando me dieron el pedido de formar Gobierno, aclaré que me comprometía a verificar si había la posibilidad de formar uno estable, antes de correr a unas elecciones. Tras verificar todo el proceso, podía haber presentado ayer un Gobierno”, aseguró.

Pero, explicó, “hay precios que se pueden pagar y hay precios que otros están dispuestos a pagar, pero no yo”.

De ese modo, la candidata argumentó porqué rechazó la exigencia del partido religioso ortodoxo Shas de aprobar un presupuesto especial de mil millones de shekels (263 millones de dólares) para los pobres.

También se negó a comprometerse a que Jerusalén, que los ortodoxos ven como capital indivisible de Israel, quede fuera de las negociaciones de paz con la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

“Jerusalén nunca estuvo en las conversaciones, lo sacaron después (el Shas) como excusa”, confirmó uno de los negociadores del gobernante partido Kadima, en una conversación telefónica grabada y difundida por la televisión israelí.

Es decir, se trataría de una mera excusa de los ortodoxos judíos para no integrar el Gobierno de Livni, por intereses colaterales que la prensa no alcanza a entender hasta ahora.

La salida del Shas de las conversaciones llevó a Livni a un callejón con una única salida: acudir a la Presidencia a devolver el encargo de Gobierno que Peres le hizo el pasado 22 de septiembre, tras la renuncia del actual primer ministro Ehud Olmert, que deberá permanecer en funciones por un período transitorio.

Poco antes de hacer las declaraciones a la prensa, la canciller mantuvo un breve encuentro con Peres, en el que le comunicó que no quería sacrificar sus principios ni los intereses de Israel.

“Estaba dispuesta a pagar un precio por la creación del Gobierno, pero me negué hasta el último momento a hipotecar el futuro económico y diplomático del Estado, y tampoco la esperanza de un futuro mejor”, manifestó Livni.

Peres, quien le agradeció sus intentos y reconoció sus principios, manifestó que “no es una tragedia” ir a elecciones, y que será ésa su decisión si así se lo recomiendan también los líderes de los demás partidos, con los que deberá reunirse en los próximos tres días.

En declaraciones anoche a la televisión de su país, Livni, jefa de Kadima, aseguró que “espera obtener una mayoría sólida en las elecciones”.

El diputado del Likud, Gidón Saar, mostró su convencimiento de que el vencedor será su partido, y lamentó que a “Livni le llevara tanto tiempo entender que las elecciones eran la solución” a la crisis política e institucional en el país.

Si Peres convoca los comicios, como se espera, el proceso de paz de Annapolis quedará en un período de espera hasta la formación de un nuevo Gobierno, es decir, 90 días, más lo que tarde el candidato vencedor en integrar su equipo.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles