Weekly News

Libran bronca lucha para triunfar

27 de octubre de 2008.

Así como Lupe Esparza tuvo que enfrentar momentos muy amargos por la discriminación hacia su persona, también vivió grandes desilusiones artísticas en compañía de Choche, Ramiro y Javier, integrantes de Bronco, ahora llamado Gigante de América.

En su libro Cicatrices de un Corazón Bronco, Esparza da cuenta de las penurias que pasaron durante muchos años para darse a conocer en su natal Nuevo León, y después para grabar su primer disco.

Su debut musical fue en una boda, por la que cobraron 50 pesos que de nada les sirvieron porque habían gastado más en la renta del equipo de sonido. En ese tiempo, el lugar que hoy ocupa Ramiro, era de Eric, quien decidió después dejar el grupo para dedicarse a sus negocios.

Luego, comenzaron a amenizar bodas, 15 años, aniversarios y todo tipo de fiestas. El salario ayudaba para comprar algo de equipo, pero todos los miembros necesitaban echar mano de otro empleo, como el caso de Lupe, quien fue obrero y albañil durante el tiempo en el que se dieron a conocer en Nuevo León.

Hubo muchos tragos amargos sobre los escenarios por esos años. Esparza rememora una emotiva anécdota: un señor los contrató en Coahuila para que dieran un show en un gran salón de un municipio llamado Nadadores.

"Nos esforzamos por tocar como nunca y lo más fuerte que nos pudiéramos oír; así pasaron una, dos y tres horas y no pasaba absolutamente nada; no llegaba nadie. Parecía que el pueblo entero estuviera dormido o como si se hubieran muerto todos. De pronto, sucedió algo que nos asombró y nos dio risa.

"Alguien se animó a entrar al baile: sí, ni más ni menos que un perro, el cual los meseros trataban de sacar con escobas, sin lograrlo. Qué ironías de la vida, no crean, después de llenar un Estadio Azteca, la Plaza de Toros México, estadios mundialistas en Sudamérica y México, esta historia es difícil de creer pero, a la vez, es maravillosa", apunta el cantante.

Bronco ya tenía, en ese entonces, un disco con dos temas que Lupe, Eric, Javier y Choche pagaron por su cuenta. Fue la primera vez que grabaron en un estudio rentado, en el que, por cierto, el dueño, al que le pidieron tiempo atrás una oportunidad y quien de mala gana los escuchó, les dijo que no eran originales y a Lupe le hizo saber que no cantaba.

A base de mucho trabajo, pues el cuarteto se hizo autodidacta en la cuestión musical, Bronco se la jugó en busca de un público con temas originales.

Lupe, a quien siempre le gustó escribir canciones, dio rienda suelta a su ingenio y cuando más lo necesitaban surgió "Sergio el Bailador".

"'Sergio el Bailador' se convirtió en la canción de México y casi toda Latinoamérica, pero los infortunios seguían nuestros pasos. Resulta que siendo un éxito sin precedentes, ahora resultaba que nuestra compañía BMG tenía problemas administrativos, por lo que se detuvo la producción de discos.

"Esto significaba que no había disco nuestro en el mercado, cosa realmente incomprensible. Total, cuando había éxito rotundo, si no nos llovía, nos reelampageaba", escribe Esparza.

Añade que una vez que grabaron el álbum y hubo ventas, las giras comenzaron. Antes rentaban una habitación doble para los cuatro, y para ese momento ya sabían lo que era un hotel de gran turismo. Ramiro ya era parte del grupo y, pese a que en un principio los fans no lo aceptaban, él se los ganó con su trabajo.

Bronco comenzó a generar éxito tras éxito en la radio, al grado que se convirtió en un fenómeno de la música grupera.

Después de tantos años de lucha, ahora sus cuatro integrantes eran famosos y el público los quería ver lo mismo en Nueva York que en un baile de Cuautitlán Izcalli.

Pero las demandantes jornadas fuera de casa empezaron a cobrar su cuota.

"Una de las razones por las que un día decidimos decir adiós a los escenarios fue precisamente el agotamiento físico y mental: estábamos perdiendo el entusiasmo.

"Ya no nos emocionaba el hecho de que se nos informara, antes de salir al escenario, que había miles de personas afuera. Eso ya era común para nosotros", rememora el cantante.

Así, Bronco hizo una gira de despedida que concluyó con un lleno en el Estadio Azteca el 21 de diciembre de 1997.

Tras unos años, en los que Lupe se dedicó a cantar música mexicana con mariachi, el grupo regresó y cabalga de nuevo.

"Ramiro, Javier, Choche y yo seguimos nuestro camino, continuamos cosechando lo sembrado por más de 30 años. Cada año, como antes, hacemos nuestras giras por Centro y Sudamérica, siendo recibidos de manera maravillosa por nuestro público latinoamericano".

En Breve El grupo comandado por Lupe Esparza realizó una gira de despedida en 1997.

-El grupo lo integran: Lupe Esparza, Ramiro Delgado, Javier Villarreal y Choche Villarreal.

-El Gigante de América actualmente promociona su disco Más Broncos que Nunca, mientras preparan la salida próximamente de su nuevo trabajo, Cuatro Razones.

-Bronco se formó en 1982; tras separarse en 1997, volvió como El Gigante de América desde 2003.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles