Weekly News

Al fin logran los Filis triunfo en la serie mundial

30 de octubre de 2008.

Completan Filis el longevo quinto duelo con triunfo sobre Tampa Bay, que les da su primer título en 28 años

FILADELFIA.— Se necesitaron 50 horas de espera para terminar con una sequía de 28 años sin un campeonato, y de paso, ponerle punto final a una temporada mágica de Tampa Bay.

Hazte a un lado, Rocky Balboa, Filadelfia tiene nuevos héroes. Uno con el mismo corazón y pegada de nocaut.

Los Filis son campeones y la ciudad del amor fraternal finalmente puede celebrar un logro real, no ficticio, al vencer a los Rays 4-3 en un kilométrico quinto encuentro.

Tras la primera suspensión por lluvia en la historia de la Serie Mundial y un día de espera, tres entradas de drama, caídas, remontadas y suspenso, los Filis consiguieron apenas el segundo campeonato en sus 126 años desde su fundación y dejaron atrás su etiqueta como el equipo más perdedor en la historia de Grandes Ligas.

En tanto, los mágicos Rays de 2008 no pudieron concretar una remontada más, no pudieron acallar otra crítica y sumaron una nueva derrota a su joven historial. Una más honrosa, sin embargo.

Con la acción reanudándose en la sexta entrada, los Filis tenían apenas 12 outs de vida para darle a una ciudad hambrienta de triunfos su primer campeonato profesional desde que los 76ers de Filadelfia obtuvieron el título de la NBA en 1983.

El primer bateador de la tarde, el emergente Geoff Jenkins recibió a Grant Balfour con largo doblete, abriendo la puerta a un sinfín de acciones el resto del juego.

Jenkins anotaría un out más tarde, con el sencillo por detrás de la intermedia de Jayson Werth.

Ryan Madson subiría a la loma con la obligación de colgar un cero más.

Mucho más fácil decirlo que hacerlo. El eterno lesionado Rocco Baldelli dio muestras de su enorme talento al conectar una recta alta por detrás de la barda de jardín derecho para igualar los cartones.

Pero el relevo de Tampa Bay no respondió. J.P. Howell fue recibido por Pat Burrell, en blanco en 13 turnos previos, con tablazo a la barda del central y el emergente Eric Bruntlett anotó desde tercera en sencillo de Pedro Feliz.

En el noveno inning, Brad Lidge tuvo su salida número 48 de la temporada. Su récord era de 47 salvados en 47 oportunidades y tenía frente a él, su salida más importante. Evan Longoria, uno de los toleteros más poderosos de los Rays bateó un elevado al central.

Luego, Dioner Navarro dio un hit al jardín derecho y fue remplazado por un corredor emergente, Fernando Pérez, quien a la segunda pitchada se robó la intermedia. Un sencillo era lo que necesitaba Tampa para empatar, pero Ben Zobrist conectó una línea al derecho que cortó Jayson Werth.

Eric Hinske, quien ni siquiera estaba en el róster de jugadores activos hace cuatro días, era la última esperanza de Tampa. Su único turno al bat, en el cuarto juego de la serie, cuando remplazó al lesionado Cliff Lloyd, fue un cuadrangular, pero ahora se ponchó para darle a Filis su primer campeonato desde 1980.

Filadelfia no duerme. Festeja. En las calles, en los estadios, en la Campana de la Libertad. La afición que alguna vez atacó con bolas de nieve a Santa Clós, es hoy una hermandad de sonrisas, gritos y euforia. Las penurias han quedado atrás.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles