Weekly News

Mantienen vehículos de la NASA su marcha en Marte

31 de octubre de 2008.

El duro ambiente de Marte ha hecho mella en los tres vehículos exploradores de la NASA, que sin embargo continuarán recorriendo el planeta pese al desgaste de sus equipos y sistemas.

Esos vehículos son el “Spirit” y el “Opportunity” que se desplazan por Marte desde hace más de tres años y han superado con creces su vida útil prevista, que debía ser de tres meses.

Ese mismo plazo de utilidad fue el que los científicos de la agencia espacial estadounidense dieron al “Phoenix Mars Lander” que continúa activo desde hace más de cinco meses en la superficie marciana.

Los primeros en caer presa de las inclemencias fueron el “Spirit” y el “Opportunity” que desde mediados de año perdieron movilidad en el alcance de sus brazos robóticos así como la “memoria” de sus sistemas informáticos.

Además, se ha reducido el suministro de energía proporcionado por sus paneles solares, en algunas ocasiones cubiertos por el polvo del planeta.

El motor de la rueda derecha del “Spirit” ya no funciona; el circuito del calefactor de “Opportunity” se ha interrumpido y el brazo robótico del vehículo funciona sin defensa contra los ciclos diarios de temperatura del planeta que tienen oscilaciones de más de 120 grados centígrados, desde el frío al calor extremos.

Esos problemas eran esperados después de que cada uno de estos vehículos se desplazara más de siete kilómetros sobre la superficie, 11 veces más de lo previsto en un recorrido en el que confirmaron que Marte tuvo agua en su pasado remoto.

Los vehículos tienen problemas “artríticos” en sus articulaciones, señaló la agencia espacial estadounidense, que considera a “Spirit” y “Opportunity” la avanzada más exitosa de la futura exploración en Marte.

“Spirit” llegó en marzo de este año a la planicie llamada “Home Plate”, donde una rueda dejó de funcionar y durante las semanas siguientes se arrastró hasta la ladera que le sirve de refugio invernal.

“Opportunity”, por su parte, ha pasado la mayor parte de los últimos meses en Erebus, un cráter de unos 300 metros de diámetro donde constató las huellas dejadas por un aparente flujo de agua.

Ahora los problemas del riguroso ambiente marciano están haciendo mella en el “Phoenix” y los ingenieros de la NASA libran una carrera contra el tiempo para protegerlo y prolongar su misión.

Según anunció el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la agencia espacial estadounidense, esta semana se transmitirán señales para desactivar gradualmente sus instrumentos así como algunos calentadores.

Añadió que debido al frío extremo del invierno marciano, el vehículo está generando menos energía. Los días en el hemisferio Norte marciano son más cortos y es menor la luz solar que llega a sus paneles.

“Phoenix” necesita una mayor generación de calor que le permita continuar funcionando a medida que bajan las temperaturas, indicó el JPL.

“Si no hiciéramos nada, en poco tiempo la energía que se necesita para operar el vehículo excedería la cantidad que genera cada día”, explicó Barry Goldstein, director del proyecto.

“Al apagar algunos calentadores y desactivar algunos instrumentos podemos extender su vida varias semanas y continuar la tarea científica”, agregó.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles