Weekly News

Secuestradores inyectan ácido a niño

4 de noviembre de 2008.

MEXICO (AP) - Secuestradores asesinaron con una inyección de ácido a un niño de 5 años que habían plagiado, luego de enterarse que la policía los buscaba.

El niño, Javier Morena, era el hijo mayor de una familia de escasos recursos que vende fruta picada en un mercado ambulante de Iztapalapa, una zona de bajo nivel económico del oriente de la ciudad de México.

Javier fue enterrado el lunes.

"El no tenía que morir así, lejos de sus padres, Si es que tenía que ir con Dios, esa no era la manera", dijo Laura Vega, madre del menor.

"Yo quisiera que los mataran. Ellos tienen que sufrir lo que sufrió mi niño", dijo.

Familiares del menor relataron a periodistas que Javier desapareció el 26 de octubre mientras jugaba en un mercado. Sus padres los buscaron por días y finalmente consiguieron que una televisora colocara la fotografía de su hijo en un noticiario televisivo el miércoles 29 de octubre.

Un taxista vio en la televisión el anuncio sobre la desaparición del niño y recordó que era el mismo menor que días antes había trasladado junto con un joven desde el oriente de la capital hacia un municipio del Estado de México.

El taxista les contó que el niño lloró durante el trayecto y que el joven le aseguró que el menor estaba así porque se habían robado a su hermano más pequeño.

El joven resultó ser un amigo de 17 años de la familia, lo que llevó a las autoridades a aprehenderlo junto con sus padres y otras dos personas.

El procurador de la capital mexicana, Miguel Angel Mancera, dijo el lunes en Radio Fórmula que los presuntos plagiarios asesinaron al menor "aplicando una inyección letal al corazón de ácido".

La Procuraduría informó en un comunicado que los presuntos secuestradores pretendían cobrar 300.000 pesos (poco más de 23.400 dólares).

La dependencia reconoció que las aprehensiones ocurrieron gracias a la denuncia del taxista

Los cinco presuntos plagiarios fueron detenidos en diversas viviendas del Estado de México, vecino a la capital, quienes según la procuraduría reconocieron el secuestro del niño.

Los detenidos refirieron a las autoridades que uno de ellos se enteró que la policía los buscaba, por lo que decidieron llevarse al menos a un cerro donde lo asesinaron y enterraron.

Autoridades localizaron y exhumaron el cuerpo del niño.

El asesinato de Javier recordó el reciente secuestro y muerte de Fernando Martí a finales de agosto, el hijo de 14 años de un empresario mexicano, cuyo cuerpo fue encontrado en estado de descomposición dentro de un vehículo.

Tras conocerse el caso de Martí, llevó a más de 100.000 ciudadanos a marchar por la capital mexicana y otras ciudades del país para protestar por la ola de violencia y secuestros.

Días después se aprobó una estrategia nacional, que incluye la creación de unidades especiales en cada uno de los 32 estados del país y el envío de plagiarios a zonas especiales dentro de penales.

Según las últimas cifras oficiales divulgadas, entre enero y septiembre se reportaron 651 secuestros, comparado con los 625 de todo 2007.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles