Weekly News

McCain admite derrota y felicita a Obama

5 de noviembre de 2008.

Ante cerca de 6 mil simpatizantes, y frente a un escenario que tenía como fondo la bandera de Estados Unidos, John McCain concedió y aceptó su derrota felicitando públicamente al candidato demócrata Barack Obama como nuevo presidente de Estados Unidos.

Con el rostro serio McCain anticipó a sus simpatizantes su concesión cuando llegó al escenario acompañado de su esposa Cindy McCain, y de una visiblemente emotiva Sarah Palin a punto del llanto, mientras era escoltada por su esposo.

Sobre sus primeras palabras McCain resumió su decisión “los estadounidenses han hablado y han hablado claramente” e inmediatamente agregó que tenía el honor de conceder la elección.

Tras ello, sus simpatizantes externaron su desaprobación al escuchar que su candidato John McCain decidía dejar la carrera por la Presidencia, y aceptaba el triunfo de su contrincante en las elecciones Barak Obama.

Mientras que McCain comenzaba a hablar en el escenario, por los filtros de seguridad policías privados continuaban revisando a los simpatizantes que seguían arribando con boleto en mano, en tanto que otros seguidores se retiraron antes del discurso del senador por Arizona, tras conocerse que Obama había ganado Florida.

Tras las muestras de desacuerdo y chiflidos, McCain prosiguió a felicitar a quien llamó “mi nuevo presidente” y pidió a sus seguidores que al igual que lo habían apoyado a él ahora lo hicieran con Obama. Es una elección histórica, dijo McCain y agregó que le hubiera gustado un resultado diferente, pero considerando que el apoyo de sus seguidores nunca ha cambiado les pidió no desesperarse en las dificultades.

“El senador Obama ha logrado algo grandioso para él y para su país”, dijo McCain.

Aunque McCain había acusado a Obama durante la campaña de no contar con la experiencia suficiente, el senador de Arizona dijo que “en una competencia tan larga y difícil como ha sido ésta, su solo éxito gana mi respeto por su capacidad y perseverancia.

“Pero el que haya logrado hacerlo inspirando las esperanzas de tantos millones de estadounidenses que alguna vez erróneamente pensaron que tenían poco en juego o poca influencia en la elección de un presidente estadounidense, es algo que admiro profundamente y lo felicito por alcanzarlo”.

McCain prosiguió a agradecer a su esposa Cindy, a sus hijos y al resto de su familia, reconoció también a su compañera de fórmula la gobernadora Sarah Palin, quien vestida en un traje sastre azul marino se esforzaba en mantener una simulada sonrisa y tras sus lentes de diseñador los ojos se le llenaban de lágrimas.

Conforme McCain resumía los apoyos de sus colaboradores de su campaña presidencial y agradecía su participación en una larga etapa, los rostros de los seguidores del senador presentes en el “Hotel Biltmore” pasaban de la sonrisa a la desilusión y algunos hasta las lágrimas. “Estados Unidos nunca ha renunciado, nunca se ha rendido. Los estadounidenses nunca nos rendimos ante la historia, hacemos historia”, concluyó McCain.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles