Weekly News

Sufrido triunfo tricolor

13 de noviembre de 2008.

En espera de que la presentación final en Honduras sea mejor que el ensayo general, México rescató un triunfo de 2-1 en la agonía del encuentro ante Ecuador, con un remate salvador de Matías Vuoso.

El gol valió para una victoria que no le puso justicia a lo que realmente se observó en la cancha.

Fue la entrega y la insistencia lo que ayudó al Tricolor, pero no así los planteamientos, cambios y determinaciones desde la banca mexicana, la cual volvió a mostrar que no está tan a tono con el material humano que cuenta.

Hasta antes del cabezazo de Vuoso, la reseña del Tri consistió en una actuación de imprecisiones defensivas y escasez de talento en la búsqueda del gol.

Con todo y el triunfo, el examen no fue el mejor para México anoche, ni para el equipo en lo colectivo ni para Nery Castillo en su intento de reencuentro con la playera verde. Ambos pasaron de noche ante un Ecuador que fue más allá de un comportamiento amigable en el terreno de juego.

Nada de eso, Ecuador nunca se entregó en el campo y desde el inicio le avisó a México que no sería una velada placentera, y menos romántica porque los de amarillo metieron la pierna con fuerza, bloquearon los avances mexicanos con lealtad y sin ella, y sembraron de nuevo la angustia en el marcador con el primer gol en el Chase Field.

En los primeros minutos el Tricolor dio la imagen de que la orden era jugar para Nery, buscarlo incesantemente, pasarle el balón para que se luciera con algún toque o servicio filtrado, o mejor aún, con un tiro a puerta.

Varios de los verdes perdieron la iniciativa personal para dejarle la bola a Castillo, ahí se fueron algunos avances que prometían más para la escuadra mexicana.

Pero el problema principal lo vivió el Tri en su zona baja. La improvisación de Diego Martínez como central por derecha comprometió en varias ocasiones al equipo, desde la jugada del gol hasta otras tres oportunidades claras para los sudamericanos.

La defensa se corrigió hasta la segunda mitad con la entrada de Leobardo López y el retorno de Martínez a su posición habitual de carrilero por derecha.

En el complemento México mostró mejor rostro en lo general, no sólo por la anotación que emparejó la cuenta sino por la entrega de jugadores como Israel Martínez, Leobardo y Sinha, pero fue éste último quien le otorgó dinamismo al conjunto.

El Tri ganó en el último suspiro, con una anotación de espejismo para lo que en esencia ofrece la estrategia de Sven-Goran Eriksson.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles