Weekly News

Piratas secuestran 7 buques en 12 días

19 de noviembre de 2008.

Piratas somalíes secuestraron el séptimo buque en 12 días ayer, cuando la Armada estadounidense reportó la toma de un carguero iraní en el Golfo de Adén.

La capitana de fragata Jane Campbell, de la 5ta Flota con base en Bahrein, dijo que el buque llevaba bandera de Hong Kong, pero es operado por la empresa iraní Islamic Republic of Iran Shipping Lines.

Por otra parte, los piratas que secuestraron un supertanquero saudí cargado con 100 millones de dólares en petróleo crudo lo anclaron frente a la costa somalí, donde provocó estupor entre los pescadores ante el tamaño del buque, de 330 metros de eslora.

Los ataques piratas frente a la costa somalí han aumentado últimamente a pesar de la presencia de buques de la OTAN, la Armada estadounidense y una fragata rusa, todos los cuales intentan reprimir la piratería en una de las rutas navieras más ajetreadas del mundo.

La Oficina Marítima Internacional dijo el domingo, antes de conocerse los secuestros del supertanquero saudí y el carguero iraní, que hubo cinco secuestros desde el 7 de noviembre. A falta de opciones, los dueños han pagado rescate por sus naves, cargamentos y tripulantes en casos anteriores.

La OTAN dijo que no enviaría ninguno de sus tres buques de guerra desde el Golfo de Adén, y la Quinta Flota estadounidense también dijo que no preveía enviar naves para interceptar al MV Sirius Star, de la compañía Aramco. El cisterna fue secuestrado el fin de semana a unas 450 millas náuticas (833 kilómetros) de la costa de Kenya, en el caso más reciente de una ola de ataques piratas este año.

Jamás los piratas somalíes habían secuestrado un buque tan grande ni tan lejos de la costa. El Sirius Star, con 2 millones de barriles de petróleo y 25 tripulantes, era llevado ayer por sus captores a una de las principales guaridas piratas de la costa somalí, el puerto de Eyl.

Los somalíes contemplaban estupefactos el paso de la nave, de 330 metros de largo, frente a la costa.

El ataque ocurrió en el Océano Índico, al Sur de la zona patrullada por buques militares internacionales en el transitado Golfo de Adén, que va desde y hacia el Canal de Suez.

“Nos preocupa mucho que un buque de esas dimensiones haya sido secuestrado. Tenemos preocupaciones de seguridad y ambientales”, dijo Noel Choong, jefe del centro regional de piratería del Buró Martítimo Internacional, en Kuala Lumpur, Malasia.

“Por supuesto, mientras que no haya un esfuerzo firme de disuasión, los piratas van a seguir atacando. El riesgo es poco y las ganancias potenciales muy altas. Se van a ver más y más ataques”, dijo Choong a The Associated Press. Detalles del ataque del sábado no estaban aún disponibles, pero en secuestros anteriores, los piratas han empleado sogas y escaleras de mano para trepar el casco y en embarcaciones grandes, la tripulación no les nota hasta que es demasiado tarde. En el Sirius Star, los piratas habrían tenido que escalar nueve metros desde el agua hasta la cubierta.

No estaba claro si el Sirius Star tenía seguridad armada a bordo. En algunos ataques anteriores, tripulaciones han conseguido rechazar a los piratas que trataban de trepar, usando mangueras a presión para derribarles. El secuestro resulta alarmante porque resalta la vulnerabilidad de incluso buques grandes y las crecientes ambiciones y capacidades de los piratas, que han lanzado una serie de ataques este año frente a las costas de Somalia. Expertos en seguridad marítima dijeron que han detectado un incremento preocupante en la actividad de los piratas hacia el Sur en una vasta zona que sería extremamente difícil y costoso de patrullar. Agregaron que este secuestro se ajusta a esa tendencia.

“Es muy alarmante”, dijo Cyrus Mody, funcionario del Buró Marítimo Internacional. “Era un poco más fácil controlarlo en el Golfo de Adén porque es un área comparativamente menor a patrullar, pero esto es enorme”.

El teniente Nathan Christensen, portavoz de la quinta flota estadounidense, dijo que el Sirius Star transportaba crudo en el momento del secuestro, pero no sabía cuánto. Asimismo, no dio detalles sobre la procedencia del barco ni hacia dónde se dirigía.

Añadió que los piratas lo llevaban a un fondeadero frente al puerto somalí de Eyl. Ese puerto en la costa Noreste de Somalia se ha convertido en refugio para piratas y varios barcos secuestrados están retenidos allí mientras los piratas esperan el pago de rescate.

El grupo naviero noruego Odjell SE dijo que ordenó a más de 90 buques cisterna rodear toda África para evitar a los piratas somalíes. Eso significa que los buques doblarán el Cabo de Buena Esperanza al Sur de Sudáfrica en lugar de pasar el Canal de Suez.

Según los expertos, esto suma entre 12 y 15 días a la travesía, a un costo entre 20 mil y 30 mil dólares diarios.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles