Weekly News

Estudian las causas de la violencia en contra de las mujeres en Ciudad Juárez

20 de noviembre de 2008.

Denver (EE.UU.), (EFE).- La investigadora estadounidense Kathleen Staudt dedica su reciente estudio a los crímenes en Ciudad Juárez, México, que entre 1993 y 2003 le costaron la vida a más 370 niñas y mujeres.

El libro, titulado "Violencia y activismo en la frontera", sitúa estos crímenes en un contexto más amplio, vinculándolos a la historia de la violencia contra la mujer, tanto en México como en otras partes del mundo.

El estudio combina un análisis académico con narraciones atroces provenientes de la participación de Staudt en grupos de protesta, ayuda y capacitación tanto de víctimas como de sus familias.

Staudt, catedrática de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), también examina el activismo y las redes de apoyo a ambos lados de la frontera y compara los sistemas policiales y jurídicos de México y EE.UU. en cuanto a la prevención, reporte y procesamiento criminal en casos de violencia contra la mujer.

"La frontera complica la ley y la aplicación de la misma, ya que prevalen sistemas legales diferentes en dos países soberanos", escribe Staudt, quien añade que "a un lado existe una parcialidad contra el procesamiento y, al otro, a favor".

La investigadora aboga por soluciones binacionales, ya que los criminales a menudo cruzan la frontera tratando de escapar de las autoridades y las víctimas lo hacen buscando refugio.

El texto describe las condiciones que dieron lugar al término "feminicidio" que, aunque surgió para describir la situación específica de Ciudad Juárez, desde entonces se utiliza para clasificar homicidios de mujeres por la sola razón de serlo.

Según la escritora, la incidencia del feminicidio en Juárez refleja un problema más amplio en cuanto a la violencia contra la mujer, "no solo en términos de asesinatos en serie, sino también en cuanto a violencia interpersonal y doméstica".

Staudt, quien ha trabajado en El Paso desde hace más de 25 años, objeta la "demonización" de esa zona fronteriza a manos de la prensa y del turismo académico.

Aunque la investigadora apunta que Juárez cuenta con uno de los mayores carteles de droga a nivel mundial y una de las más altas tasas de violencia del país, es también una ciudad con un sector industrial floreciente y varias universidades.

Su estudio también recalca el rol de conceptos culturales, desde mitos hasta conceptos formalmente aceptados como parte de la cultura mexicana, que han contribuido a que se tolere la violencia contra la mujer como algo relativamente normal en la sociedad.

No obstante, el libro no descansa en una visión pesimista.

Staudt avanza propuestas en cuanto a vigilancia de derechos humanos, aplicación legal, redes de apoyo y educación, que tienen el potencial de cambiar tanto la dinámica fronteriza como la tasa de violencia contra mujeres en el área y servir de modelo para otras zonas de feminicidio en el mundo.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles