Weekly News

Encabezan mujeres dos plazas en gabinete de Obama

20 de noviembre de 2008.

Barack Obama, presidente electo de los Estados Unidos sigue armando su equipo de gobierno con el objetivo de tenerlo listo para principios de diciembre.

Obama ha escogido a Janet Napolitano, gobernadora demócrata en Arizona, como jefa del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y a Penny Pritzker (su asistente financiera), como secretaria de Comercio del próximo gobierno estadounidense.

Napolitano, gobernadora de Arizona desde 2002, ha llevado una larga y exitosa carrera como jurista en el Estado de Arizona que comenzó en 1983. Desde principios de la década de los noventa, su carrera judicial al servicio de los organismos públicos como la Corte Federal giró hacia al ámbito privado al trabajar y ofrecer sus conocimientos voluntariamente al Partido Demócrata. En 1993, el presidente Bill Clinton la eligió como fiscal de Arizona, en 1998 dio el gran salto como fiscal general, convirtiéndose en la primera mujer en alcanzar esa posición.

El pulso de Napolitano no tiembla con facilidad y eso parece que ha convencido a Obama. Pragmática y decidida, Washington ve en esta política una figura independiente que no se casa con demócratas ni republicanos.

Uno de los puntos fuertes de Napolitano la batalla contra la inmigración ilegal; cabe citar que desde hace años arremete a favor de la modernización de las leyes migratorias. Enfadó al ala izquierda demócrata por hacer uso de la Guardia Nacional para patrullar la frontera, mientras en cambio hizo lo mismo con los republicanos más conservadores por patrocinar un programa que invitaba a trabajadores inmigrantes a trabajar en Arizona.

Por otro lado la nueva secretaria de comercio, conocida mujer de negocios de Chicago y principal asistente financiera de la campaña de Obama, era la favorita para ocupar el puesto. Pritzker fue la principal responsable de captar los fondos de financiación de la campaña presidencial. Dentro de una de las familias empresariales más reconocidas del país, su dinastía financiera incluye la cadena hotelera Hyatt, casinos y otros importantes negocios.

Con estas incorporaciones de última hora y en plena transición de poderes en la Casa Blanca, el equipo de Obama empieza a tener perfilados los principales cargos de la próxima administración norteamericana. Ayer el futuro presidente de Estados Unidos escogió al veterano político demócrata Tom Daschle para el cargo de secretario de Salud en su futuro gabinete.

Daschle, que fue senador por Dakota del Sur durante 28 años, fue de los primeros líderes demócratas en apoyar a Obama en las primarias del partido para elegir candidato a la Casa Blanca. El ex senador ya dirigía el grupo de trabajo de Salud en el equipo de Obama. Tendrá la difícil tarea de sacar adelante el programa de Salud de Obama, que ha prometido extender la cobertura sanitaria a los 47 millones de ciudadanos que carecen de seguro médico. Ha negociado con el equipo del presidente electo ser el nuevo zar encargado de coordinar la política sanitaria del Gobierno.

La relevancia de esa doble función es que sería Daschle, y no los funcionarios de la residencia oficial, el que escribiría el plan de Salud que Obama prevé enviar el próximo año al Congreso para su aprobación.

Amigos cercanos aseguran que Daschle no quería encabezar un gran aparato burocrático, sino formar parte del rediseño del sistema de salud, materia sobre la publicó un libro en febrero de este año titulado: Crucial: qué podemos hacer con la crisis de la atención sanitaria

Daschle fue líder de la mayoría demócrata en el Senado entre 2001 y 2003 y portavoz del partido entre 1994 y 2004. Desde que perdiera su puesto como senador por Dakota del Sur en las elecciones de 2004, trabajaba como asesor del bufete de abogados Altson & Bird.

El equipo de transición del demócrata ha anunciado también el nombramiento de David Axelrod, uno de los asesores más apreciados por Obama, consejero de la Casa Blanca. A Axelrod, estratega del presidente electo durante la campaña y asesor político, se le considera uno de los hombres cruciales en la victoria de Obama sobre el republicano John McCain del pasado 4 de noviembre. Junto a él, estará Gregory B. Craig, como uno de los más importantes consejeros de la nueva administración de la Casa Blanca. Craig fue el abogado defensor del juicio contra Bill Clinton.

Según fuentes del equipo de Obama, el presidente electo intenta que los altos cargos tengan al menos un mes para preparar sus departamentos.

Esta semana se ha conocido que Eric Holder, un veterano del Departamento de Justicia, número dos con Bill Clinton, estará al frente de la fiscalía general. Mientras tanto, para la cartera de Defensa, sigue situado en primera línea su actual ocupante, Robert Gates, cuya gestión ha merecido la admiración de Obama.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles