Weekly News

Cárteles se disputan a sangre y fuego el norte de México por armas y drogas

26 de noviembre de 2008.

México, (EFE).- Los principales y más violentos cárteles de México, el del Pacífico y el del Golfo, libran en el norte de ese país una guerra sangrienta por puntos clave para la venta de droga hacia EEUU y el trasiego de armas que ha causado miles de muertos este año, según analistas.

En Chihuahua, el estado más grande y fronterizo con Texas y Nuevo México, en EEUU, se han registrado 1.500 de los casi 5.000 asesinatos atribuidos al crimen organizado en todo el país desde enero.

Ese territorio es productor de marihuana y heroína y la "puerta más grande" de entrada de armas provenientes de Estados Unidos, dijo a Efe Alberto Islas, de Risk Evaluation, una consultoría de gestión de crisis.

Cada día, unas 2.000 armas, entre fusiles y pistolas, en su mayoría procedentes de Estados Unidos, ingresan ilegalmente en México, lo que genera un mercado de unos 30.000 millones de dólares al año, según el senador Pedro Joaquín Coldwell.

El estado de Chihuahua, principalmente Ciudad Juárez, tiene un importante flujo migratorio, lo que permite al narcotráfico reclutar personas para sus actividades ilícitas y camuflar esas acciones fácilmente gracias a la enorme movilidad, dijo Islas.

Ciudad Juárez, donde el pasado fin de semana fueron asesinadas 17 personas, era originalmente centro de operaciones de los hermanos Carrillo Fuentes que después se aliaron al cartel del Pacífico, comandado por Joaquín "El Chapo" Guzmán, de quien posteriormente se distanciaron.

Esa localidad fronteriza con El Paso (EEUU) quedó en manos del cartel del Pacífico, pero desde el sur el del Golfo intenta ganar espacio con su brazo armado, "Los Zetas", ex militares que se pasaron del lado de los narcotraficantes y que ahora controlan al grupo tras la captura de sus capos, según algunas fuentes.

Informes del Centro de Inteligencia Nacional de Drogas de EEUU señalan que la zona oeste de Texas (fronteriza con Chihuahua) es utilizada por las mafias mexicanas como corredor para llegar a "puntos clave de venta de drogas" en San Francisco, Denver, Atlanta, Miami, Chicago y Nueva York.

Al inicio del mandato del presidente Felipe Calderón, en diciembre de 2006, uno de los primeros estados en recibir fuerzas combinadas de miles soldados y agentes federales para combatir al crimen organizado fue precisamente Chihuahua.

Además de ser el principal foco de violencia atribuida al crimen organizado, Ciudad Juárez ha captado la atención internacional por el asesinato de más de 400 mujeres jóvenes en los últimos 15 años.

Pese a la presencia de fuerzas armadas, la escalada sangrienta continúa y la sociedad de Chihuahua se ha unido para reclamar a Calderón que tome "medidas concretas".

En un hecho inusual, 63 de los 67 presidentes municipales, rectores de cinco universidades, tres obispos, representantes de iglesias evangélicas y empresarios pidieron la semana pasada en un comunicado "dar una respuesta" a la situación "extraordinaria" que atraviesa la región.

Otro punto caliente en la frontera con Estados Unidos es Baja California, donde este año se han perpetrado unos 600 asesinatos, doce de ellos el pasado fin de semana.

Allí, el debilitamiento del cartel de los hermanos Arellano Félix ha propiciado una lucha intestina por el control entre un sobrino de esa numerosa familia de once hermanos que apoya el cartel del Golfo y un líder sicario apodado "El Teo".

Además de controlar el tráfico de marihuana y cocaína hacia EEUU, el cartel cobra "derecho de piso" a las bandas de traficantes de indocumentados y de robo de automóviles, con la complicidad de policías corruptos, según algunas fuentes.

Informes públicos de autoridades estadounidenses señalan que los narcotraficantes locales reciben drogas (metanfetaminas y marihuana) de los carteles de los Arellano Félix y del Pacífico, y que la principal puerta de entrada es San Diego (California).

La violencia se concentra en Tijuana, ciudad que en 2007 registró más de 400 crímenes y que el martes fue escenario del asesinato de una mujer que se encontraba junto a un policía en un estacionamiento de un concurrido centro comercial próximo a varias escuelas, lo que generó pánico en las calles.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles