Weekly News

Sigue tomado hotel de Mumbai por terroristas

27 de noviembre de 2008.

Varios cadáveres y rehenes fueron evacuados este jueves de un hotel de lujo durante una operación de fuerzas especiales para liberar a las personas retenidas por presuntos milicianos musulmanes que atacaron al menos 10 puntos de la capital financiera de la India y han causado 104 muertos.

El primer ministro Manmohan Singh culpó a "fuerzas extranjeras" por los ataques. La India tiene como su archirrival a Pakistán, una nación musulmana con la que ha ido a la guerra en tres ocasiones. Los dos países poseen armas nucleares.

La policía sacó a por lo menos siete personas del lujoso hotel Oberoi en Mumbai, uno de los tres edificios donde milicianos aún tenían rehenes en la capital financiera de la India.

Uno de los rehenes dijo a los periodistas que había visto muchos cadáveres en el hotel. No se identificó.

Se negó a dar más detalles, ya que, dijo, prometió a la policía no hablar de la operación de rescate antes de que concluyera.

Había por lo menos 104 muertos y más de 300 heridos tras los ataques de los presuntos milicianos a una decena de lugares en Mumbai.

Más de 300 personas fueron heridas en los ataques lanzados con elaborada coordinación la noche del miércoles por grupos de hombres armados que allanaron dos hoteles exclusivos, un restaurante popular, una atestada estación de trenes, un centro judío y al menos otros cinco lugares. Los atacantes portaban rifles de asalto, granadas de mano y explosivos.

Los milicianos continuaban resistiendo este jueves dentro de tres edificios, y tenían como rehenes a nacionales y extranjeros, entre ellos israelíes, españoles, turcos, estadounidenses, británicos, italianos, suecos, canadienses, yemenitas, neocelandeses y una persona de Singapur, mientras comandos indios rodeaban los lugares.

Un grupo de milicianos islámicos hasta ahora desconocido se adjudicó la responsabilidad por la matanza, que se sumó a la serie de ataques terroristas que ha sufrido la India en los últimos tres años y que ha empañado la imagen nacional de un país industrial que avanza hacia la prosperidad.

Singh dijo en una alocución al país que "los ataques, bien planeados y bien orquestados, posiblemente con vínculos externos, tenían como propósito crear una sensación de pánico, al elegir objetivos de importancia y al asesinar de manera indiscriminada a extranjeros".

Entre los muertos había al menos un australiano, un japonés y un británico, dijo Pradeep Indulkar, alto funcionario del estado de Maharashtra, cuya capital es Mumbai. También fueron asesinados un italiano y un alemán, según las cancillerías de ambos países.

La policía dijo que 104 personas murieron y 314 fueron heridas. Funcionarios señalaron que ocho milicianos también murieron en enfrentamientos con fuerzas de seguridad.

El objetivo de mayor relevancia fue el hotel Palacio y Torre Taj Mahal, un hito del lujo de Mumbai desde 1903, y un sitio favorito de la élite de la ciudad.

La policía anunció mediante altavoces que había impuesto un toque de queda en torno al hotel el jueves por la tarde. Comandos con uniformes negros corrieron al edificio mientras resonaban más disparos en el área.

Soldados fuera del hotel dijeron que el operativo podría demorar mucho tiempo, pues las fuerzas avanzan con lentitud, de cuarto en cuarto, buscando por milicianos y por bombas.

En la tarde del jueves, cadáveres y rehenes fueron sacados lentamente del edificio. Por lo menos tres cadáveres, cubiertos con sábanas blancas, fueron sacados del hotel.

Durante todo el día, se escucharon explosiones y disparos de armas de fuego. Hacia el anochecer, las llamas volvieron a emerger de una ventana del hotel.

La agencia noticiosa Press Trust of India dijo que el grupo autodenominado Deccan Muyaedín se adjudicó la responsabilidad por los ataques en correos electrónicos enviados a varios medios de comunicación. No hubo por lo pronto manera de verificar la atribución.

Los atacantes, vestidos con camisas y pantalones negros, tomaron por asalto el hotel alrededor de las 21:45 y abrieron fuego en forma indiscriminada.

Un intenso incendio y explosiones sacudieron el Taj Mahal, donde se escucharon gritos y se podían ver enormes nubes de humo negro saliendo del edificio de un siglo de antigüedad ubicado frente al mar. Los bomberos arrojaron agua a las llamas y retiraron gente por las ventanas y balcones con escaleras de extensión.

Los atacantes ocuparon también la sede en Mumbai del centro judío ultraortodoxo Chabad Lubavitch y allanaron el Hotel Oberoi, otra instalación de cinco estrellas.

"Vamos a atraparlos vivos o muertos", aseguró el ministro del Interior de Maharashtra, R. R. Patil, en declaraciones a periodistas. "Un ataque a Mumbai es un ataque al resto del país".

Casi una decena de rehenes, incluidos extranjeros, fueron también evacuados del hotel y llevados a una ambulancia. Varios de los liberados llevaban equipaje.

Las escuelas de Mumbai fueron cerradas este jueves por el gobierno estatal.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles