Weekly News

Busca Calderón extirpar la "indiferencia" ante la corrupción para vencer al crimen

1 de diciembre de 2008.

México, .- El presidente de México, Felipe Calderón, reiteró hoy su promesa de vencer al narcotráfico, causante de cerca de 5.000 asesinatos este año, y que en su opinión se ha enquistado en la sociedad mexicana por una histórica "indiferencia" ante la corrupción, algo que él pretende extirpar.

En un acto público en el Palacio Nacional para presentar los resultados de sus primeros dos años de gestión, que se cumplen mañana, Calderón aseguró que mantendrá su lucha frontal contra el crimen organizado, fundamentada en el despliegue de decenas de miles de militares y policías federales por los estados más conflictivos.

Esta estrategia ha sido criticada por algunos sectores que le reclaman a las fuerzas del orden mayor trabajo de inteligencia e incluso sugieren pactar con las mafias criminales para frenar la violencia que ahoga al país.

"Lo más fácil para el gobierno federal hubiera sido cerrar los ojos ante la realidad. No lo hicimos, decidimos enfrentarla con todas sus consecuencias", dijo un enérgico Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN), que en 2000 terminó con 71 años de hegemonía del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Según el gobernante, México padece actualmente "las consecuencias de años de indiferencia ante el cáncer de la criminalidad, la impunidad y la corrupción", un problema que se ha convertido "en una amenaza para la paz y el bienestar de las familias mexicanas y representa un desafío para la viabilidad misma del Estado".

Recientemente el Gobierno activó la llamada "Operación limpieza", con la que ha logrado la detención del director de Interpol México y el zar antidrogas hasta julio pasado, al que se acusa de haber recibido un salario mensual de 450.000 dólares mensuales del crimen organizado.

Esta semana, el Gobierno admitió que en unas pruebas realizadas a 56.000 agentes policiales de los 375.000 que tiene el país, el 50 por ciento fue declarado "no recomendable" para garantizar la seguridad pública y la lucha contra la corrupción.

Del balance presentado hoy por Calderón destaca la detención de 53.000 personas vinculadas al narcotráfico, entre ellos algunos de capos, y la incautación de más de 70 toneladas de cocaína y más de 3.700 toneladas de marihuana.

Esas drogas equivalen a 2.000 millones de dosis, es decir, 20 dosis por ciudadano.

Las autoridades decomisaron más de 28.000 armas, entre ellas casi 2.000 granadas y más de tres millones de cartuchos, capturaron a 376 presuntos secuestradores, desarticularon 51 bandas dedicadas al plagio de personas y liberaron a 377 personas que permanecían cautivas.

Además, se lograron los mayores decomisos "del mundo" en cocaína (23 toneladas), dinero en efectivo (205 millones de dólares) y armamento (500.000 cartuchos, 278 armas largas, 126 cortas y cerca de 300 granadas), se vanaglorió el mandatario.

Calderón también instó al Congreso a aprobar reformas al sistema judicial para fortalecer la acción penal contra la delincuencia en un país donde la impunidad alcanza cotas superiores al noventa por ciento.

En declaraciones a Efe tras el acto, Eugenio Elorduy, gobernador de Baja California, una de las zonas más castigadas por la violencia, consideró que "el esfuerzo que está haciendo el Estado mexicano es sin paralelo".

Elorduy se mostró "seguro de que tarde o temprano estos hechos van a ceder y va a regresar la tranquilidad a la frontera norte de México", donde está su estado.

Baja California, especialmente Tijuana, fronteriza con San Diego (EE.UU.), ha registrado este año 600 asesinatos, aunque menos que Chihuahua, limítrofe con Arizona, que acumula unos 1.500.

Al margen de la seguridad, el presidente mexicano aseguró que su Gobierno está preparado para hacer frente a la crisis económica mundial gracias "al manejo responsable de las finanzas públicas".

El banco central -indicó- tiene "reservas equivalentes casi al triple de la deuda externa", que a su vez se ha reducido a la mitad durante su gestión y se sitúa en 25.000 millones de dólares.

México mantiene la inflación más baja de América Latina (de cerca del 3 por ciento), ha logrado captar en estos últimos dos años 42.000 millones de dólares en inversión extranjera y generar 600.000 empleos, resaltó Calderón.

No obstante, el presidente no se refirió a los modestos pronósticos de crecimiento de la economía, demasiado dependiente de EE.UU., que se ubican en menos del 2 por ciento para 2009, la tasa más baja de la región.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles