Weekly News

Prohíben más de 100 países bombas racimo

4 de diciembre de 2008.

Más de 100 de países iniciaron ayer en Oslo la firma del tratado internacional que prohíbe las bombas de racimo, usadas en los conflictos bélicos y que han matado o mutilado a unas 100 mil personas en todo el mundo desde la década de 1960.

El tratado prohíbe el uso, fabricación, transferencia y almacenaje de ese tipo de bombas, sin embargo el alcance de ese convenio es limitado por la ausencia de los principales productores y usuarios como Estados Unidos, Rusia, China, Israel, India y Pakistán.

Además de la prohibición del uso de bombas racimo, el tratado también prevé despeje de las zonas en aquellos países que tienen bombas racimo aún sin explotar, informó el diario noruego The Norway Post en su sitio Web.

El primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, cuyo país fue el primero en estampar su firma en este acuerdo, inauguró la convención para la ratificación del tratado internacional que prohíbe las bombas de racimo, acordado en mayo pasado en Dublín.

En la convención participan también 250 activistas de 75 países y personas que han sufrido heridas causadas por este tipo de bombas.

Entre este miércoles y el jueves, un centenar de países suscribirá este acuerdo, entre ellos Francia, Reino Unido, Alemania y Canadá.

Stoltenberg destacó que “el mundo no será el mismo” después de la firma del tratado y exhortó a Estados Unidos, Rusia, China y demás naciones a unirse a esta iniciativa.

El jefe de Gobierno noruego recordó que el virtual presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, votó en su momento contra su uso y anunció que Noruega contactará con la nueva Administración estadounidense para conocer su punto de vista sobre la cuestión.

Las bombas de racimo, desarrolladas durante la II Guerra Mundial (1939-1945), contienen pequeñas submuniciones o pequeños artefactos que al lanzarse desde aviones quedan diseminadas sobre un área bastante amplia y explotan como minas.

Defensores de la prohibición del uso de bombas de racimo denuncian que provocan daños indiscriminados ya que en ocasiones permanecen durante meses o años sin explotar hasta que accidentalmente alguien, en muchas ocasiones niños, se topa con ellas.

Según la Coalición contra las Bombas de Racimo (CMC), que agrupa a más de 200 Organizaciones No Gubernamentales a favor de la prohibición, las bombas racimo han matado o mutilado a más de 100 mil personas en el mundo, un tercio de ellos niños, desde 1965.

El Ministerio noruego de Relaciones Exteriores calificó el tratado como un logro humanitario más que un avance en materia de desarme.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) calificó de “avance histórico” la firma del tratado, pero consideró que sólo se concretará “cuando se hayan eliminado los arsenales, limpiado las áreas contaminadas y las víctimas hayan recibido la ayuda necesaria.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles