Weekly News

‘Relanza’ Ortega al PRD

4 de diciembre de 2008.

En el mismo escenario en el que voló la portentosa voz de Enrico Caruso, danzó la magia de Anna Pavlova, jugueteó la picardía de Joaquín Pardavé, ayer, en su presentación formal en sociedad como dirigente nacional del PRD, Jesús Ortega, anunció el renacimiento de su partido, renovado en el comportamiento ético, en el quehacer político, y... ya no más en el peligroso filo de la navaja entre la legalidad y la ilegalidad.

Y si un 25 de mayo de 1918, el entonces presidente Venustiano Carranza conmocionó a quienes llenaban el teatro con su inesperada asistencia para presenciar la actuación de Esperanza Iris, hoy, a muchos sorprendió la llegada de Marcelo Ebrard, quien ocupó el lugar principal en la primera fila para escuchar, aplaudir y saludar a su nuevo aliado.

Fue la toma de posición, no de posesión, de Jesús Ortega. La congregación del “chuchismo” empoderado.

Ahí, desde luego, Carlos Navarrete, Graco Ramírez, Guadalupe Acosta Naranjo, Ruth Zavaleta. Y como invitados la gobernadora de Zacatecas, los de Baja California Sur y Guerrero.

Ausentes del Teatro de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador y los suyos. Tampoco estuvo en el discurso de Jesús Ortega. No fue mencionado su nombre en ningún momento. Ni el de Alejandro Encinas, quien estuvo cerca y lejos de ahí un poco más temprano, desayunando con el rector de la UNAM, José Narro Robles. Susana Monreal, la hermana de Ricardo, sí acudió, se acercó, habló con el recién ascendido dirigente.

Una presentación en un acto

No se levantó el telón color burdeos. De espaldas a él, ante trescientos girasoles, vestido de negro con amarilla corbata, entre una bandera de México y otra del PRD, frente a su esposa, sus hijos, sus seguidores y los invitados, embajadores, columnistas, el legislador panista Gerardo Priego, la estrella de la función, Jesús Ortega habló durante casi una hora.

Antes, mientras él esperaba en el camerino, ya con la mayoría de los convidados dentro del teatro, nerviosos organizadores gritaban que quien no tuviera boleto no podría entrar, advertían que en unos minutos más se cerrarían las puertas.

Estaban avisados de la posibilidad, la amenaza de que fieles lopezobradoristas podrían intentar irrumpir, interrumpir, protestar, reventar el acto. No ocurrió. No llegaron. Ninguna voz incomodó.

Y sin que nadie diera la tercera llamada, una voz en off, suave, modulada, anunció: “Señoras y señores, con ustedes el presidente del Partido de la Revolución Democrática, Jesús Ortega Martínez”.

Y apareció él por el lado derecho del escenario, caminó acompañado por los aplausos. Y en el mismo lugar en el que estuvieron divas y divos, figuras del bataclán, estrellas de la opereta y la comedia, anunció el renacimiento de su partido. Y en primera fila, lo miró complacido su nuevo aliado.

Acuerdan reunión con Encinas

El presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Ortega, y Alejandro Encinas, ex candidato a la dirigencia, indicaron que, pese a que tienen diferencias, se reunirán la próxima semana.

Ortega Martínez dijo que ya no siguen los conflictos en el PRD y “voy a verme la semana que entra con Alejandro, para comentar varios asuntos que hay pendientes de las tareas del partido para la próxima etapa y de la integración del conjunto de la dirección y de los órganos directivos del partido”.

Ambos perredistas coincidieron ayer en un conocido restaurante de un hotel de la Alameda Central, aunque no estuvieron reunidos, pues Ortega desayunó con Roberto Alcántara y Encinas con el rector de la UNAM, José Narro Robles.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles