Weekly News

Quería gobernador vender escaño de Obama en Senado

10 de diciembre de 2008.

El gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, fue detenido ayer acusado de corrupción, entre otros cargos, por tratar de lucrar con la elección del sustituto de Barack Obama en el Senado de EU, que le corresponde a él.

La detención de Blagojevich, y de su jefe de Gabinete John Harris, que quedaron libres bajo una fianza de 4,500 dólares, provocó ayer un terremoto político en todo el país, y especialmente en Illinois, con reclamos de renuncia y amenazas de juicio político.

El gobernador de 51 años, según una acusación presentada por el fiscal federal del Distrito Norte de Illinois y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Chicago, habría conspirado para obtener beneficios personales al nombrar al sustituto en el escaño por Illinois que dejó vacante Obama.

Ayer, el presidente electo se declaró “entristecido y apabullado” por las acusaciones formuladas sobre Blagojevich.

En el escrito de acusación, de 76 páginas, la fiscalía detalla que el gobernador también fue acusado de recibir sobornos y de amenazar al diario Chicago Tribune si no lo apoyaban.

“Es increíble que el gobernador Blagojevich haya puesto un cartel de ‘se vende’ al nombramiento” del sucesor de Obama, dijo el fiscal Patrick J. Fitzgerald en una conferencia de prensa.

En el caso del Chicago Tribune, el gobernador habría exigido el despido de algunos periodistas que lo criticaban, a cambio de autorizar la venta del estadio deportivo de los Chicago Cubs, necesaria para la empresa que se declaró en bancarrota.

En la acusación, a la que Blagojevich todavía no ha respondido, se señala que la meta del gobernador era recaudar por lo menos 2.5 millones de dólares en contribuciones antes de fin de año, para evitar la nueva Ley sobre ética estatal que entra en vigencia el 1 de enero.

Para ello, el gobernador habría emprendido una campaña de irregularidades que haría que “hasta (Abraham) Lincoln se revolvería en su tumba”, al enterarse de las prácticas políticas en su estado, dijo el fiscal.

Las acusaciones surgieron de conversaciones telefónicas grabadas con autorización de un juez, desde el momento en que Obama renunció a su escaño, tras la elección del 4 de noviembre.

Micrófonos colocados en el cuartel de campaña del gobernador y en su teléfono permitieron grabarlo cuando dijo que la designación del sustituto de Obama, que era su potestad legal, era “oro” y él no estaba dispuesto a formular el nombramiento “a cambio de nada”.

Según la acusación, el gobernador buscaba “beneficios financieros o de otro tipo”, para provecho propio o de su esposa Patti, a quien quería sentar en un consejo de administración o en funciones de cabildeo, a cambio de fuertes sumas de dinero.

El fiscal indicó que en las grabaciones habría quedado en evidencia que el gobernador “no estaba preocupado con la ilegalidad de sus actos, sino con la posibilidad de que lo engañaran”.

Fitzgerald aseguró que Blagojevich consideró a dos posibles candidatos, que no se nombran en la acusación, dispuestos a pagar entre medio y un millón de dólares por el escaño, “pero el dinero lo quería por adelantado”.

Otros de los beneficios que buscaría el gobernador en el futuro Gobierno de Obama, según la acusación, era ser designado secretario de Salud y Servicios Humanos, secretario de Energía o una Embajada.

Fitzgerald dijo que el presidente electo Obama no está relacionado ni tenía conocimiento de la maniobra del gobernador.

La gobernación emitió un comunicado donde afirma que el Gobierno Estatal sigue funcionando normalmente, pero se desconoce qué actitud adoptará Blagojevich.

Su abogado, Sheldon Soroski, dijo a periodistas que el gobernador “está muy sorprendido y ciertamente cree que no hizo nada ilegal”.

Acusaciones de corrupción llevaron a la cárcel al anterior gobernador de Illinois, el republicano George Ryan, quien cumple una pena de seis años y medio en una prisión de Indiana.

El vicegobernador Pat Quinn dijo ayer que Blagojevich debería dar un paso al costado, por lo menos temporalmente, ya que “no está en condiciones de cumplir con su juramento”.

En caso de renuncia, o de un apartamiento temporal de Blagojevich, el cargo sería ocupado por Quinn, quien fue su compañero de fórmula en la elección de 2006 donde el gobernador obtuvo su segundo mandato.

Mientras tanto, políticos demócratas y republicanos le han exigido la renuncia, con la amenaza de iniciarle un juicio político en la Cámara de Representantes estatal, donde se necesita mayoría simple de los 118 miembros.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles