Weekly News

Se aferra gobernador de Illinois a su cargo; Obama le exige su renuncia

10 de diciembre de 2008.

Con su carrera hecha trizas, y en medio de acusaciones de corrupción, el gobernador de Illinois Rod Blagojevich se aferró desafiante al poder el miércoles, ignorando un llamado del presidente electo Barack Obama a que renuncie y una advertencia de que los demócratas de la cámara alta no le permitirán nominar un nuevo senador por el estado.

"Todo el mundo está pidiendo su cabeza", dijo Barbara Flynn Currie, una líder en el Senado de Illinois y, al igual que el gobernador, una demócrata.

El gobernador fue arrestado el martes acusado de buscar dinero y otros favores a cambio de la nominación del reemplazo de Obama en el Senado. Enfrenta el cargo de asociación ilícita para cometer fraude, el cual conlleva una pena máxima de 20 años en prisión, y de solicitar sobornos, que se castiga hasta con 10 años de cárcel.

El gobernador recuperó su libertad tras el pago de una fianza y ha negado haber cometido cualquier delito.

Un día después del arresto de Blagojevich, compañeros políticos de Illinois buscaron librarse de ser inmiscuidos en el escándalo.

El representante Jesse Jackson Jr. dijo en una conferencia de prensa en Washington que él era el "candidato 5 al Senado" en el acta de acusación federal contra Blagojevich, un hombre que el gobernador citó _en una grabación realizada en secreto_ diciendo que podría estar interesado en pagar dinero para obtener la nominación al escaño dejado por el senador Obama.

Jackson dijo que los fiscales le aseguraron que no era objeto de la investigación, y agregó enfáticamente que no estaba involucrado en "absoluto en nada ilegal".

El legislador agregó: "Yo no inicié ni autoricé a nadie, en ningún momento, para prometer nada al gobernador Blagojevich de mi parte. Nunca envíe un mensaje ni a algún emisario al gobernador para hacer una oferta o para proponer algún acuerdo sobre el escaño en el Senado federal".

El legislador señaló que cooperaría plenamente en la investigación.

Otros demócratas en Washington buscaron hacer caso omiso de los llamados a una elección especial para cubrir el lugar que dejó Obama en el Senado, esperando más bien que el vicegobernador Pat Quinn se convierta pronto en gobernador y él mismo nombre a la persona que ocupará el escaño vacante.

Eso le aseguraría al partido el conservar esa banca, y mucho más rápido de lo que permitiría cualquier votación.

Refugiado en su oficina del centro de Chicago, Blagojevich no dio señal alguna de que estuviera considerando renunciar, y despachó a su vocera, Kelley Quinn, a decir que estaba "atendiendo asuntos como de costumbre" en su suite del 16to piso, situada a unas calles de la oficina de transición de Obama.

"A fin de cuentas, la prioridad principal de nuestra oficina es servir a la gente, y no hemos perdido eso de vista, ni lo perderemos", señaló Quinn.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles