Weekly News

A un mes, investigación de crimen vs El Choco está en limbo legal

14 de diciembre de 2008.

A un mes del homicidio del periodista Armando Rodríguez, las autoridades no sólo carecen de elementos para dar con el o los probables responsables sino que, además, la indagatoria continúa en un limbo legal debido a que el caso está siendo integrado por dos instancias diferentes.

La Subprocuraduría General de Justicia del Estado Zona Norte confirmó ayer que, a la fecha, la Procuraduría General de la República no ha atraído formalmente el caso y que lo que el Gobierno federal tiene es una averiguación previa “paralela” a la carpeta estatal.

Esto, pese a que desde el día del homicidio, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP) de la PGR emitió un comunicado anunciando que en ese momento ejercía “la facultad de atracción” del expediente del homicidio.

La FEADP por su parte ha rehusado responder a la pregunta de porqué anunció la atracción del caso sin que esto fuera cierto; sin embargo, el informe de trabajo del titular de dicha fiscalía, Octavio Orellana, confirmó el pasado martes que la averiguación previa está en la Subprocuraduría de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo; es decir, en la delegación de la PGR, mas no en ese órgano especializado.

“Es muy lamentable que se haya mentido de esa manera, a la sociedad, a la familia de Armando y a todos sus compañeros del gremio”, dijo ayer Pedro Torres, subdirector de El Diario, el periódico en el que Rodríguez trabajó los últimos once años de su vida.

“¿Qué garantías hay de que las diligencias, las pocas que se han realizado hasta la fecha, tengan una validez legal?”, agregó el periodista, quien argumentó tener reservas con respecto a la legalidad de las diligencias que realiza la PGR sobre un expediente de “copias certificadas”.

La misma preocupación externó ayer Balbina Flores, corresponsal en México de la organización internacional de defensa de la libertad de expresión Reporteros sin Fronteras, la cual también dijo haber advertido, en una visita reciente a Ciudad Juárez, la incertidumbre jurídica en la que se encuentra el caso.

“Nos preocupa que las investigaciones no estén en la Procuraduría General de la República, y creo que ahí la fiscalía tiene que ser muy clara con todos, con la sociedad; todos debemos tener certeza de dónde está realmente la investigación, porque mientras no ocurra, nadie asumirá una responsabilidad, porque la PGR puede decir que se le pida al estado, y el estado a la PGR”, dijo Flores en entrevista realizada vía telefónica.

Armando Rodríguez fue asesinado con tiros de una pistola calibre nueve milímetros la mañana del pasado jueves 13 de noviembre, en el exterior de su casa, mientras estaba en el vehículo que le proveía la empresa y se disponía a llevar a sus dos hijas a la escuela, para enseguida enfilarse a su lugar de trabajo.



El día del ataque, las autoridades ministeriales sólo pudieron establecer que el atacante descendió de una camioneta color verde que se detuvo metros adelante del vehículo que conducía el periodista.

Rodríguez, o “Choco”, como se le conocía en el gremio periodístico local, se desempeñó para El Diario como reportero especializado en información policiaca, especialmente la generada en la Subprocuraduría General de Justicia del Estado, desde 1997 y hasta su muerte.

En total, este año, Armando Rodríguez escribió y firmó 907 notas periodísticas. En su último mes de vida, de acuerdo con los registros del servicio de hemeroteca digital con que cuenta El Diario, Rodríguez escribió 130 artículos; es decir, 32 a la semana, o más de cinco al día.

Desde los días posteriores a su homicidio y hasta la fecha, su trabajo ha sido destacado por otros colegas que utilizaban sus notas para su propio ejercicio periodístico.

“Rodríguez fue el único reportero en Juárez en mantener un conteo completo de víctimas durante el baño de sangre de 2008”, escribió la periodista Lise Olsen en un artículo difundido el pasado 22 de noviembre por el diario texano Houston Chronicle.

El miércoles 12 de noviembre, su último día de trabajo, Rodríguez escribió seis notas, entre las que destaca, sobre todo, el reporte de la ejecución de dos agentes de la Policía Ministerial que, de acuerdo con datos que “Choco” recabó en la escena del crimen, trabajaban directamente al servicio de la procuradora Patricia González y habían llegado a Juárez a ejecutar órdenes de aprehensión contra integrantes de la pandilla de los Aztecas, como sospechosos de varios homicidios.

Desde el día posterior al asesinato, El Diario publicó también una nota que, a consideración de la dirección del medio, era una de las más controversiales que Rodríguez había escrito en últimas fechas debido a que mostraba los vínculos con el narcotráfico de algunos familiares de la Procuradura González.

“El 10 de marzo del 2005, Andrés Sánchez Pineda, sobrino del Juez Séptimo Penal, Javier Pineda Arzola, y de la procuradora Patricia González, fue detenido en El Paso, Texas, en posesión de 162 kilos de mariguana, y en su declaración realizada a las autoridades estadounidenses afirmó que la orden la recibió de Marco Alfredo Silva Chavero, hermano de otro de los victimados en el Panorámico de nombre Alberto”, decía el artículo, publicado como nota principal en la portada de este medio el pasado 29 de octubre.

“Este no es el primer caso criminal que involucra a un miembro de la familia del juez Pineda. El 26 de mayo del año en curso se dio a conocer la detención de su hermano, Armando Pineda Arzola, por portar 33 envoltorios con cocaína y uno con mariguana”, agregó el artículo.

Si bien la Fiscalía Especial señaló que el caso de Rodríguez es uno de los dos únicos homicidios de periodistas ocurridos en México este 2008 que, según ese órgano, presenta elementos para suponer que está relacionado con el ejercicio profesional, a la fecha no se ha reportado qué han hecho los investigadores ni del estado ni de la federación con tal información periodística.

En su informe, Orellana sólo mencionó que los agentes federales han realizado 40 diligencias que, de acuerdo con datos recabados por El Diario, han consistido básicamente en llamadas a un listado de más de cien personas personas cuyos números aparecen registrados en el teléfono celular del reportero.

Nota del: Diario.com.mx



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles