Weekly News

Sobrevive a narcoejecución; lo dejan por muerto en medio de cadáveres

15 de diciembre de 2008.

De nueva cuenta el asombro y angustia despertó a los juarenses luego de que se localizarán minutos antes de las 5:00 de la mañana a cuatro personas que fueron privadas de la vida de una manera brutal, siendo uno de ellos decapitado y dejándole la cabeza entre las piernas y con un gorrito navideño, lo más sorprendente es que hubo un sobreviviente de la masacre.

La persona que sobrevivió casi de milagro, fue un joven de 23 años de edad de nombre Aarón García de oficio tapicero, a quien los sicarios dieron por muerto al igual que a sus otros cuatro compañeros.

El sobreviviente del horror, se encontraba aún con las manos atadas hacia la espalda, los ojos vendados con tape gris, y sumamente golpeado además de tener varios balazos en diferentes partes del cuerpo.

Al momento de arribar policías municipales, estatales, federales y militares al lugar en donde se reportó el hallazgo de cinco cuerpos así como la colocación de una narcomanta, eso en la avenida Vicente Guerrero, frente a Villa Residencial, cual fue el asombro de los uniformados de que entre los muertos uno se levantara, y empezara a pedir auxilio.

El hombre casi agonizando, se sentó y empezó a llamar a los uniformados que fueran en su auxilio, permaneciendo en expectativa los uniformados, hasta que al fin se acercaron viendo la macabra escena, como esta persona en medio de cuatro cadáveres había sobrevivido a la muerte.

Luego fue trasladado a recibir atención médica en una camper de la policía municipal custodiada al menos por nueve vehículos más hasta llegar al Hospital General, en donde argumentaron los guardias del nosocomio que por medidas de seguridad se encontraba en ese momento sellado y no se podía recibir a nadie.

Pese a los lamentos del casi agonizante que era auxiliado por un elemento de la policía municipal, no se apiadaron de él y fue necesario trasladarlo al Centro Médico de Especialidades a un par de cuadras del Hospital General, en ese lugar fue recibido y fue resguardado el perímetro en cuatro cuadras del nosocomio por militares, policías federales, estatales y municipales, para evitar que sus asesinos luego de darse cuenta de que fallaron en uno de ellos regresaran a terminar el sucio trabajo dejado pendiente.

En la escena del crimen se pudo apreciar una gran manta con un mensaje hacia los elementos policíacos, dejando un nuevo listado de 28 agentes a ejecutar, esta estaba colocada sobre una malla metálica y a los píes de esta cuatro cadáveres, uno de ellos envuelto una bolsa plástico negra, uno más decapitado y con su cabeza entre las piernas y sobre la testa un gorrito navideño, asimismo se apreciaron a simple vista a los cuerpos señas de haber sido cruelmente torturados y con el tiro de gracia.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles