Weekly News

¿Cuáles son los componentes de tasa de interés en tarjetas?

18 de diciembre de 2008.

El artículo 4 de la Ley de Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros establece que “el Banxico estará facultado para emitir disposiciones de carácter general para regular las tasas de interés, comisiones y pagos anticipados y adelantados de las operaciones que realicen con sus clientes, las instituciones de crédito”.

En tanto que el artículo 18 Bis 2 refiere que: “En los créditos, préstamos o financiamientos revolventes asociados a una tarjeta que otorguen las entidades, se deberá pactar una sola tasa de interés ordinaria máxima y, en su caso, una sola tasa de interés moratoria máxima”. De acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM), la tasa de interés que se cobra a las tarjetas de crédito considera varios factores: el costo del dinero, que es la tasa bajo la que se fondean los bancos, ya que sólo 25 por ciento del valor del crédito otorgado es dinero de la institución.

El costo de operación, que es lo que le cuesta a las instituciones la aceptación del plástico en las redes a través de cajeros automáticos o terminales puntos de venta a nivel nacional o internacional, además de la compensación de las operaciones en el extranjero.

La tasa de interés también debe incluir el costo de aquellos a los que no se les cobra intereses, que son los totaleros, que representan como 18 por ciento de los acreditados.

También lleva implícito el índice de pérdidas esperadas, que depende del riesgo del mercado al que se está dirigiendo el crédito, como lo son los tarjetahabientes de recién ingreso al sistema bancario.

Así como los atributos ligados a la tarjeta entre los que estacan los puntos, millas, promociones y descuentos, entre otros.

Por último, el cobro de los intereses en las tarjetas incluye el margen de ganancia de los bancos, el cual está calculado en 10 por ciento respecto al total de las utilidades que reportan las instituciones financieras.

Techos desalientan la oferta

En este sentido, para la ABM tomando en cuenta todos estos indicadores, las tarjetas de crédito de las tiendas comerciales deberían ser más baratas, ya que no son aceptadas en todo el mundo, no tienen promociones, el riesgo es menor y los beneficios son dentro de la misma tienda.

Sin embargo, a decir del presidente de la ABM, Enrique Castillo Sánchez Mejorada, el fijar techos en las tasas de interés lo que fomentará es desalentar la oferta.

“Si nosotros fijamos techos en las tasas de interés vamos a dejar a un buen volumen de mexicanos, particularmente la gente más desfavorecida, sin el acceso al crédito”, manifestó.

El líder de los bancos en México explicó que la estructura de precios, como en cualquier industria, no puede estar muy por encima de los costos permanentemente y la cartera vencida, en lo particular, es un costo que viene afectando desgraciadamente en los últimos meses de manera más importante en la banca.

Actualmente, la tarjeta de crédito representa 20 por ciento del total del crédito que otorga la banca.

¿Cómo reestructurar una deuda?

Reestructurar un adeudo de tarjeta de crédito puede convertirse en un viacrucis o ser sencillo, es prácticamente cuestión de suerte. De acuerdo a una visita por varias sucursales bancarias en la ciudad de México de Banamex, Bancomer, HSBC, Banorte, Santander y Scotiabanak Inverlat preguntando sobre cómo reestructurar un adeudo de tarjeta de crédito. El resultado fue que en todas ellas no se puede realizar el trámite personalmente, sino solamente vía telefónica.

Sin embargo, de acuerdo con la experiencia de clientes de diversos bancos a veces el proceso para lograr una reestructura es sencillo e implica una o dos llamadas y en ocasiones puede llevarse mucho tiempo. Los bancos BBVA Bancomer y Banamex, instituciones que tiene el 40.4% del mercado en México medido por sus activos, ofrecen planes de reestructuración de deuda en tarjeta de crédito.

El plan que ofrece BBVA Bancomer para la reestructura, depende de la disposición de cada persona para saldar su adeudo, explicó en entrevista el director de Banca Patrimonial y Fiduciario de BBVA Bancomer, Alejandro Pineda Galicia. Los planes varían entre un cliente que tiene al corriente sus pagos pero para el próximo mes no podrá pagar; para una persona que ha caído en morosidad pero tiene la disposición para pagar, hasta para aquellos que tienen para saldar el adeudo pero no han querido realizar sus pagos.

Pineda Galicia destacó que la tasa de interés mensual de estos planes varía dependiendo del plazo que se escoja que van desde 6, 12, 18 y 60 meses en casos especiales, con tasas de entre 18 y poco arriba de 30%.

Incluso para casos en que la persona tiene graves problemas con sus pagos, el banco español puede condonar los intereses moratorios y ordinarios y fijar una tasa anual de 31%, con plazos de aproximadamente 60 meses.

“Valoramos la intención de pago, saber si el cliente quiere pagar, porque es muy distinto lo que puedes hacer con un cliente que quiere pagar y no puede, o gente que no quiere pagar y puede”, dijo Pineda Galicia.

Por su parte, Banamex da plazos de 9 a 36 meses para la reestructura de una deuda, con una tasa fija del 27% anual. Esta institución cuenta con una sección especial dentro de su página de Internet donde el usuario puede calcular sus pagos escribiendo el saldo que desea fijar en reestructura o el pago fijo mensual.

“La reestructuras no deberían de superar una tasa de interés superior al 24%, es decir un 2% mensual sobre saldos insolutos, y ésta es una tasa ya bastante accesible para costos de administración”, recomendó Mario Cortés.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles