Weekly News

Causan fenómenos naturales y crisis política estragos en Haití

19 de diciembre de 2008.

Los problemas políticos se desataron cuando el Senado destituyó el 12 de abril al primer ministro, Jaques Edouard Alexis, en medio de una crisis con violentas manifestaciones por la carestía de la vida.

Seis personas murieron y decenas resultaron heridas en medio de estas revueltas, que se desarrollaron con más intensidad en las ciudades de Hinche y Mirebalais (Este), Gonaives (norte), Jacmel (Sureste), Miragoane y Petit-Goave (Sur), Jérémie (Suroeste) y la capital del país, Puerto Príncipe.

Tras la destitución de Alexis, la Administración del presidente René Preval tomó algunas medidas, entre ellas, una adoptada junto a importadores de arroz que permitió rebajar el precio del saco de este cereal de 51 a 43 dólares.

El deprimido país vivió cinco meses sin un Gobierno efectivo hasta que, finalmente, el Parlamento haitiano, tras meses de discusiones, aceptó la designación como primera ministra de la economista y periodista Michéle Pierre-Louis, amiga del presidente haitiano, Rene Preval.

Antes que a Pierre-Louis, Preval había designado al ingeniero agrónomo Eric Pierre, el 12 de mayo, y a Robert Manuel, su principal consejero, el 12 de junio, pero ambos fueron rechazados por el Parlamento.

CRISIS HUMANITARIA

Michéle Pierre-Louis asumió el cargo el 5 de septiembre en medio de otra crisis, pero en esta ocasión humanitaria, provocada por el paso por la nación caribeña del huracán “Gustav” y las tormentas “Fay” y “Hanna”, que dejaron cientos de víctimas mortales.

La economista se comprometió a ayudar a las miles de víctimas dejadas por los fenómenos naturales y a dar respuestas a las demandas de sus compatriotas.

“El éxito nuestro es el éxito del pueblo haitiano”, dijo Pierre-Louis en su discurso de investidura, en el que agregó que su Gobierno hará énfasis en la inclusión social, en los resultados concretos y en la rendición de cuentas.

El nuevo Gobierno no acababa de analizar la deprimente situación por la que atravesaba entonces el país, cuando otro huracán, el “Ike”, golpeó severamente la nación.

Las autoridades locales calculan que los dañinos fenómenos naturales dejaron en el país un total de 800 muertos, 300 desaparecidos y casi un millón de damnificados.

La región más afectada fue el departamento de Artibonite (Norte), en cuya capital, Gonaives, se registraron 466 de las víctimas fatales.

GRAN RÍO

Durante semanas, Gonaives se transformó en un gran río que dejó a su paso una verdadera invasión de lodo, lo que dificultó durante varios días la entrega de ayuda para los damnificados.

Varios países y organismos internacionales se movilizaron rápidamente a favor de Haití, mientras que el Gobierno y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hicieron una petición a la comunidad internacional para ayudar a los damnificados por los huracanes.

La petición fue de 107.7 millones de dólares, pero hasta el momento sólo ha sido comprometido algo más del 33 por ciento.

El Gobierno de Preval desbloqueó 200 millones de dólares para encaminar un plan de urgencia para enfrentar la situación.

Según el presidente del Banco Mundial (BM), Robert B. Zoellick, los fenómenos naturales dejaron daños por mil millones de dólares en la nación caribeña.

Al final del año, Haití vivió otra desgracia cuando la escuela “La Promesa Evangélica”, en la periferia Este de Puerto Príncipe, se derrumbó con cientos de estudiantes en su interior, lo que provocó a muerte de 91 personas y causó heridas a otras 162.

El accidente fue causado, al parecer, por un deslizamiento del terreno.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles