Weekly News

Complicado triunfo

23 de diciembre de 2008.

Robbie Gould pateó un gol de campo de 38 yardas con 11:28 minutos por jugarse en el tiempo extra y los Osos de Chicago superaron un ambiente gélido y vencieron a la defensiva de los Empacadores de Green Bay para lograr una victoria por 20-17 el lunes que mantiene vivas sus esperanzas en la postemporada.

Alex Brown de Chicago interceptó un intento de gol de campo de 38 yardas de Mason Crosby a 18 segundos de que terminara el tiempo regular y preservó un empate en 17-17 para llevar el partido a la sesión de prórroga en una temperatura de casi 17 grados Celsius bajo cero (2 grados Fahrenheit).

Kyle Orton conectó un pase de 17 yardas con Greg Olsen, que se sumó a las 15 yardas de un castigo a Aaron Rouse de Green Bay por una falta para poner el balón en la yarda 35 de los Empacadores en el tiempo extra. Un pase de 14 yardas en tercer down a Matt Forte dejó el balón en la 20 de Green Bay y montó el escenario para la patada del triunfo, la segunda consecutiva de Gould en una sesión de prórroga. Según los registros históricos de los Osos que comenzaron a recabarse en 1963, éste fue el partido más frío que ha jugado el equipo en su casa.

Vaqueros, una oportunidad más de ir a los playoffs

El entrenador en jefe de los Vaqueros, Wade Phillips, no quiere apostar nada ni hacer pronósticos. Pero sí está dispuesto a hacer algunas observaciones, con base en sus 31 años de experiencia en la NFL.

Así, aunque el panorama no parecía muy bueno en cuanto a las posibilidades de Dallas para meterse a la postemporada, luego de caer el sábado ante Baltimore, Phillips se mostró relativamente optimista de cara a los duelos que se disputaron el domingo.

El entrenador no sabía si Tampa Bay o Atlanta perderían, pero confió en que al menos uno de ellos lo haría.

Los Buccaneers cayeron, lo que abrió una vía directa para que Dallas se meta a los playoffs. Fue la primera derrota de Tampa Bay como local en toda la campaña, frente a unos Chargers de San Diego que han sido irregulares.

Y luego de que se abrió esa posibilidad, entró en juego una de las predicciones que Phillips sí ha hecho con insistencia en los últimos dos meses.

“Diez triunfos”, dijo. “Normalmente se requieren 10 triunfos para clasificarse”.

Dallas podría de hecho amarrar el boleto de comodín si consigue la décima victoria el domingo, en Filadelfia. De caer, habrá concluido la campaña de los Vaqueros.

“No podríamos estar más motivados”, dijo Phillips ayer. “La posibilidad está ahí”.

Debido a lo mucho que hay en juego en el encuentro, la NFL cambió ayer la hora de inicio, a las 16:15 (21:00 GMT).

Phillips dio a sus jugadores el domingo y el lunes libres. Sin embargo, vio a la mayoría el domingo por la noche, en la fiesta de Navidad de los Vaqueros.



Lo que pudo haber sido un encuentro triste terminó con ánimo festivo, gracias a los Chargers.

“Hablé con algunos de ellos la noche anterior y están muy emocionados por esto”, relató Phillips. “Ha sido una larga temporada, pero ahora nos queda un solo partido... Todo aquello por lo que hemos peleado está justo ahí, y todo lo que debemos hacer es tomarlo. No podríamos pedir más”.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles