Weekly News

Hamas, o la política de la vía armada

31 de diciembre de 2008.

En la pared de la oficina de prensa del gobierno israelí, el lunes, había varios post-it, uno sobre otro, con el número 10 mil 48 escrito en el de hasta arriba, aludiendo a la cantidad de cohetes palestinos y morteros disparados de Gaza hacia territorio israelí, desde 2001.

Horas más tarde, esa cifra se vería superada, y el post-it sería reemplazado por otro.

Del lado israelí, ese tipo de ataques fueron los que provocaron un debate interno sobre cómo contrarrestar la amenaza que representan las armas de Hamas y de otras facciones palestinas armadas. Para Hamas, la sola existencia de un post-it con ese dato, en una oficina israelí, es un logro. Con la operación israelí en Gaza a todo lo que da, es Hamas la que domina los noticiarios de televisión y los encabezados de los periódicos.

No es sólo la publicidad, sino el estatus conferido a Hamas como principal fuerza de resistencia palestina. Su rival, el grupo Al-Fatah, se ha quedado al margen de la violencia en Gaza, de donde fue expulsado por Hamas, literalmente a punta de pistola, en el verano de 2007.

Las preguntas siguen siendo: ¿Por qué Hamas puso fin a su cese el fuego —decretado hace seis meses— el 19 de diciembre? ¿Desatará una oleada de atentados suicidas en Israel como venganza? ¿La devastación en Gaza llevará a los palestinos a cerrar filas con Hamas, como ha sucedido en el pasado, o perderá esta agrupación su apoyo, al ver los lugareños el costo, en sangre y destrucción, de la escalada de violencia?

Aun sabiendo que una represalia era segura, todo parece indicar que la disciplina y la consistencia fueron al menos una de las razones por las que Hamas puso fin al cese el fuego. Después de todo, durante años ha insistido en que las negociaciones de Al-Fatah con Israel no condujeron a ninguna parte; el estilo de Hamas de recurrir a las armas, ha argumentado, es la única vía.

Una interrogante sin respuesta es si Hamas esperaba la ofensiva israelí que ha dejado a Gaza hundida en el caos. Las consecuencias de lo que ha ocurrido en los últimos días no están claras aún, porque ninguna de las partes ha desplegado todavía, a plenitud, su arsenal.

Algunos en Gaza piensan que Hamas quiere que los israelíes ingresen a la Franja de Gaza, para demostrar cómo, en los últimos 18 meses, se ha abastecido de armas. Pero los israelíes conocen los riesgos de una incursión terrestre y no se adentrarán en Gaza irreflexivamente.

Hasta el momento, los palestinos están culpando a Israel, en voz alta. Este fin de semana, la portada del periódico palestino Al Hayat al Jadida rezaba: “Mil mártires y heridos en la masacre del sábado”. Pero falta saber si en las presidenciales y parlamentarias que podrían desarrollarse en el plazo de un año, los palestinos votarán por Hamas.

Hamas espera que la operación israelí estimule a los palestinos a unírsele. “Siempre he sido partidario de Al-Fatah, pero Hamas está resistiendo y somos una nación bajo ocupación. Respaldo la resistencia”, dijo Mustafa Saleh, de 37 años. Pero no todos piensan así. Mohanad Salah dijo que, cuando todo se calme, aunque los palestinos respalden, con sus corazones, el estilo de “resistencia” de Hamas, con sus cabezas prefieren las pláticas de paz. “Aun después de esta ofensiva, si los israelíes dicen hoy: ‘Queremos una solución política, lleguemos a un acuerdo’, sería completamente aceptado por la mayoría del pueblo palestino”, subrayó.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles