Weekly News

A tomar la casa

31 de diciembre de 2008.

Los Potros de Indianápolis cerraron la temporada regular con una racha de nueve victorias consecutivas, ganándose la designación como el equipo que nadie quería toparse en los playoffs.

Pero se llevaron la peor de las alternativas cuando Denver se desinfló y San Diego arremetió para alzarse con el título de la división Oeste de la Conferencia Americana. Esto porque, en los últimos años, los Cargadores han sido como una piedra en el zapato para los Potros, de la misma forma que Nueva Inglaterra.

Pese a ello, los Potros son los favoritos por un punto para su visita a San Diego, reflejo de su récord de 12-4 en contraste al 8-8 de San Diego. Los Cargadores debieron ganar sus últimos cuatro duelos para clasificarse y que Denver perdiese su tres restantes.

De hecho, en una prueba de lo desbalanceado que ha estado la distribución de fuerzas entre las divisiones de la liga este año, los cuatro equipos visitantes, los wild cards, largan como favoritos en los playoffs.

También podría mostrar lo que ha pasado en dos de las cuatro últimas temporadas, cuando equipos con boleto de comodín salieron victoriosos del Super Bowl: los Gigantes de Nueva York –primeros cabezas de serie en la Conferencia Nacional esta temporada– se coronaron campeones el año pasado, y Pittsburgh tras la campaña del 2005.

“Podemos hacerlo. Nueva York lo hizo la pasada temporada, así que sabemos que se puede”, afirmó el quarterback Donovan McNabb luego a Filadelfia todo le salió a pedir de boca para avanzar contra viento y marea. Tampa Bay y Chicago perdieron, y luego que los Águilas vapulearon 44-6 a Dallas.

Los Gigantes (12-4) y Carolina (12-4) son los máximos preclasificados en ese orden en la Nacional, y Tennessee (13-3) y Pittsburgh (12-4) comandan el orden en la Americana. Los cuatro tendrán jornada de descanso durante el próximo fin de semana.

Este es un análisis de los cuatro duelos de primera ronda, con hora del Este de Estados Unidos:

AFC

Indianápolis (12-4) en San Diego (8-8) (8 p.m., sábado) Los Potros cortaron una racha de tres derrotas ante los Cargadores al superarles 23-20 en San Diego el 23 de noviembre, cortesía de un gol de campo de 51 yardas de Adam Adam Vinatieri con el tiempo reglamentario agotándose. Ese partido se decidió en partido por lo que sería el fiel de la balanza en el próximo: la superioridad como genio táctico de Tony Dungy en Indy sobre Norv Turner.

Indianápolis jugará con un equipo descansado, ya que pudo prescindir de sus titulares la semana pasada. Las posibilidades de San Diego se centran en su corredorLaDainian Tomlinson. Saludable, Tomlinson y Darren Sproles pueden complicar a la porosa defensa terrestre de los Potros.

Baltimore (11-5) en Miami (11-5) (1 p.m., domingo)

Este duelo enfrenta a dos entrenadores novatos y que fueron nombrados sin haber sido coordinadores o nombres con fama: Tony Sparano de los Delfines y John Harbaugh de los Cuervos.

También hay buenos antecedentes.

Los Cuervos ganaron en Miami por 27-13 el 19 de octubre, iniciando una racha de nueve triunfos en sus últimos 11 juegos. Pero también fueron el único que perdió la pasada temporada ante los Delfines.

Baltimore podría resultar un equipo muy físico para Miami y su mariscal de campo Chad Pennington, con los temibles Ray Lewis, Ed Reed y Haloti Ngata en la defensa. ¿Se contentarán los Delfines con haberse clasificado?

NFC

Atlanta (11-5) en Arizona (9-7) (4:30 p.m., sábado)

Los Halcones merecen estar en los playoffs, los Cardinals no. Arizona se metió en virtud de estar en una división débil y posiblemente porque los 49ers iniciaron el año con Mike Nolan como su entrenador y J.T. O’Sullivan de quarterback en vez de Mike Singletary y Shaun Hill. La última dupla logró un récord de 5-4 y pudo haber ganado la división si hubiesen estado juntos toda la temporada.

Será una pulseada entre un mariscal novato, Matt Ryan por Atlanta, contra el veterano Kurt Warner, dos veces ganador del premio al jugador más valioso.

Arizona registró récord de 6-0 contra los equipos de su división y de 3-7 contra los demás. Son fuertes en casa (6-2) y Ryan tal vez acuse los nervios de un entorno novedoso, pero el equipo visitante es claramente superior.

Filadelfia (9-6-1) en Minnesota (10-6) (4:30 p.m., domingo)

Los Águilas son sin duda el equipo más enigmático en estos playoffs. La paliza ante Dallas se dio una semana después de una derrota 10-3 ante Washington en la que jugaron para el olvido y esencialmente se habían hecho el harakiri. Le ganaron enfáticamente a domicilio a los Gigantes, pero empataron un juego con los Bengalíes.

Si están a la plenitud de su potencial, los Águilas son mejores que los Vikingos, que necesitaron de un gol de campo de 50 yardas sobre el final del partido del último domingo para vencer a los Gigantes, que disputaron la mayor parte del mismo con suplentes.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles