Weekly News

México adopta una nueva ley de seguridad nacional tras sangriento 2008

2 de enero de 2009.

MEXICO (AFP) - El gobierno de México promulgó el viernes una nueva ley de seguridad nacional, tras la creciente violencia que colocó al 2008 en el año más sangriento de la historia del país, con más de 5.300 asesinatos relacionadas con el narcotráfico y el crimen organizado.

La Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública -que define las bases de coordinación entre la Federación, estados y municipios para integrar políticas de seguridad- entró en vigor este viernes al ser publicada en el Diario Oficial de la Federación.

Aprobada en el Senado el 8 de diciembre pasado, la nueva ley fue impulsada tras el hallazgo a fines de julio del cuerpo de un joven de 14 años, hijo de un acaudalado empresario, después de haber sido secuestrado durante un mes, en un crimen que sacudió a todo el país.

El caso del joven Fernando Martí fue sólo uno de los 964 secuestros registrados en México entre enero y noviembre de 2008, según datos oficiales, cifra que podría ser más alta porque expertos en seguridad aseguran que en este país sólo se denunciaron uno de cada dos o tres casos.

La indignación social por el repunte de la delincuencia obligó a las autoridades en agosto pasado a crear el Consejo Nacional de Seguridad Pública, integrado por funcionarios federales y locales, así como por representantes de los poderes legislativo, judicial y sociedad civil, entre otros sectores, que acordaron las bases para esta nueva ley.

A comienzos de diciembre otra noticia conmocionó al país: los restos de la hija de un empresario y ex director de la Comisión Nacional del Deporte, Silvia Vargas Escalera, secuestrada en septiembre de 2007, eran identificados luego de que fuera encontrado el cuerpo en la casa donde permaneció cautiva.

Esto en medio de datos impactantes como una masacre de 24 personas cerca de la capital y un atentado con granadas en la ciudad de Morelia (centro) con ocho muertos.

Además de la decapitación de decenas de personas, algunos casos múltiples como el de 12 civiles en Yucatán (este), nueve policías en Tijuana (noroeste) y ocho militares en Guerrero (sur).

Una decena de altos mandos policíacos fueron detenidos por supuestos vínculos con cárteles del narcotráfico.

La legislación promulgada este viernes regula una gran base de datos, creada recientemente, mediante la cual las autoridades federales, estatales y municipales trabajan para integrar la información sobre los criminales detectados.

"El Sistema Único de Información Criminal contendrá una base nacional de datos sobre probables responsables de delitos, indiciados, procesados o sentenciados (...) donde se incluyan los antecedentes criminales, medios de identificación, recursos y modos de operación", indicó la presidencia de México.

La ley también establece la forma en que tendrán que funcionar los centros de capacitación y evaluación policiaca en los estados y municipios, a fin de contar una policía confiable ya que el 50% de los elementos policíacos evaluados oficialmente en el país hasta octubre pasado resultaron ser "no recomendables".

El gobierno inició en diciembre de 2006 una guerra frontal contra los cárteles de la droga en México, con el despliegue en diferentes regiones del país de 36.000 militares y miles de policías federales. Pese a ello, aún han sido incapaces de contener la creciente violencia que convirtió al 2008 en el año más violento en la historia contemporánea de México.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles