Weekly News

Afecta a cinco países europeos falta de gas

7 de enero de 2009.

La crisis de gas entre Rusia y Ucrania ha afectado ya a Bulgaria, Turquía, Macedonia, Grecia y Croacia. La empresa Gazprom interrumpió los suministros a los Balcanes, Turquía y el Sudeste de Europa ayer, mientras que la Unión Europea instó a Moscú y Kiev a encontrar una solución antes del fin de semana. Bulgaria ha calificado la situación como “de crisis” en medio del invierno.

Los estados miembros de la UE Austria y Rumania dijeron que las entregas se redujeron entre 90% y 75%, respectivamente.

La alemana E. ON Ruhrgas dijo que esperaba que los suministros a Alemania desde Ucrania, a través del punto de frontera checo Waidhaus, se detuvieran completamente ayer.

Rusia y Ucrania se culpan mutuamente de la crisis. Esto ocurre en momentos de temperaturas invernales inusualmente bajas a través de Europa, que recibe alrededor de una cuarta parte de su gas de Moscú.

La disputa amenaza con empeorar las relaciones con Occidente que ya se encontraban deterioradas luego de la guerra de Rusia con Georgia el año pasado.

El presidente de la gasística estatal ucraniana Naftogaz, Oleg Dubina, anunció que mañana reanudará con el consorcio ruso Gazprom las negociaciones sobre los suministros y el tránsito del gas.

“He hablado con (Alexéi) Miller (el presidente de Grazprom). El día 8 vuelo a Moscú para continuar allí las conversaciones” , dijo Dubina en rueda de prensa.

En rueda de prensa en Praga, el vicepresidente del Gobierno checo para Asuntos Europeos, Alexander Vondra, emplazó a Moscú y a Kiev a “resolver esta semana” su litigio, ya que la caída en los suministros a Europa es mayor que la de hace tres años.

El conflicto del gas ruso-ucraniano dejó ayer a varios europeos sin carburante ruso.

Poco antes de anunciar que viajará mañana a Moscú para reanudar las negociaciones Gazprom, interrumpidas el pasado 31 de diciembre, Dubina había declarado que el consorcio ruso probablemente cortaría los suministros de gas por el territorio de Ucrania. Las autoridades ucranianas aseguraron ayer a una delegación de la Unión Europea que hacen lo posible por normalizar el tránsito del gas ruso a los consumidores europeos.

La víspera, el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, ordenó la reducción de los suministros de gas en la frontera con Ucrania en el mismo volumen en que el carburante ruso “ha sido robado” en el vecino país en su tránsito hacia los consumidores europeos.

El jefe del Gobierno ruso aceptó la propuesta de Miller, de reducir los suministros en la frontera de Rusia y Ucrania “en el mismo volumen en que ha sido sustraído -65.3 millones de metros cúbicos- y, en adelante, de recortar según el volumen de gas robado diariamente”.

Gazprom instó a Naftogaz a compensar, con sus propios recursos, esos 65.3 millones de metros cúbicos de gas y bombearlos a los consumidores europeos en la frontera occidental de Ucrania.

Pese a que la Unión Europea ha declarado que no mediará en un conflicto netamente comercial entre Rusia y Ucrania, las autoridades de Kiev insistieron ayer en que la UE, al menos esté presente en las negociaciones ruso-ucranianas.

El pasado 1 de enero Gazprom suspendió los suministros de gas a Ucrania tras no alcanzar un acuerdo con Naftogaz sobre el precio de su carburante para este año.

Enfrentan sin calefacción gélidas temperaturas

Más de 2,500 hogares búlgaros están sin calefacción desde ayer, en medio de gélidas temperaturas bajo cero, a causa del corte total de los suministros de gas natural ruso que llegan al país balcánico a través de Ucrania.

Así lo informó ayer la radio nacional búlgara BNR y otros medios del país, según los cuales el suministro de calefacción cayó a la mitad en la capital, Sofía.

Según la BNR, sólo en la ciudad de Ruse, a orillas del Danubio, dos mil 500 hogares y 200 edificios industriales y administrativos se quedaron ayer sin calefacción por el corte completo del suministro para toda la ciudad, una de las mayores del país.

Los medios de comunicación aseguran que muchos ciudadanos les han llamado para informar que la calefacción en sus casas ha disminuido hasta niveles mínimos y según informaciones no confirmadas oficialmente, la mitad de la capital búlgara se ha quedado sin ella.

Según el diario Dnevnik, la ciudad de Dobrich, a unos 70 kilómetros de Varna, fue la primera que sufrió el corte del gas ruso ya que todos los hospitales, escuelas y asilos reciben la única calefacción mediante gas natural y no pueden recurrir a otras fuentes de energía.

Las autoridades han apelado a todos los consumidores del mercado búlgaro a reducir al mínimo el consumo de gas natural y, de ser posible, recurrir a fuentes de energía alternativas.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles