Weekly News

Rechazan en el Senado a sustituto de Barack Obama

7 de enero de 2009.

El periodo de sesiones del Congreso se inició bajo una intensa llovizna en Washington y con una escena circense afuera del Capitolio cuando el Senado negó la entrada a Roland Burris, elegido por el gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, para sustituir a Obama.

Como resultado de las elecciones del pasado 4 de noviembre, los demócratas Por primera vez en 16 años los demócratas controlan el Congreso, con al menos siete escaños adicionales en el Senado y 21 en la Cámara Baja, y tienen a uno de los suyos en la Casa Blanca.

Eso, en teoría, facilitará la aprobación de las prioridades legislativas de Obama, entre éstas, un plan de estímulo económico que podría ascender a un billón de dólares, las reformas energética y del sistema de salud, y una estrategia de salida para las tropas en Irak.

Como presidente del Senado, el vicepresidente Dick Cheney estuvo a cargo de abrir la sesión, en la que 32 senadores tomaron juramento tras ganar en los comicios del pasado 4 de noviembre.

Mientras, en la Cámara de Representantes, su administradora, Lorraine Mille, formalizó con el golpecito de un mazo la apertura de la sesión, que adquirió un tono de reunión familiar con la presencia de algunos hijos, nietos y demás familiares de los congresistas.

Nancy Pelosi fue ratificada como presidenta y John Boehner como líder de la minoría republicana en la Cámara Baja. Entre los senadores que juraron el cargo figuró Joe Biden, que ha representado a Delaware durante más de tres décadas, pero que será reemplazado por Ted Kaufman cuando jure como vicepresidente del Gobierno el próximo 20 de enero durante la investidura de Obama.

También estuvo el senador demócrata Ted Kennedy, debilitado por problemas de salud tras su operación por un tumor cerebral en junio pasado.

La representante Hilda Solís y el senador Ken Salazar también serán reemplazados en cuanto sean confirmados como secretarios de Trabajo y del Interior, respectivamente. El drama político que se robó el escenario fue, sin duda, la llegada de Burris al Capitolio, decidido a ocupar el escaño que dejó vacante Obama al ganar la Presidencia.

Tanto demócratas como republicanos han rechazado a Burris, un ex fiscal general de Illinois ajeno al escándalo político desatado por el presunto intento de “vender” el puesto por parte de Blagojevich, pero cuyo pecado ha sido ser nombrado por éste.

En su tercera comparecencia pública desde el lunes, Burris, de 71 años, dijo que el Senado rechazó sus credenciales porque “no estaban en orden”, pero afirmó que estudiará con su abogado sus opciones, incluyendo una posible demanda legal. Burris, que sería el único afroamericano en la Cámara Alta, se reunirá hoy con el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, para negociar una solución.

Lo más probable, según expertos, es que su nombramiento sea referido al Comité de Reglas por tiempo indefinido o hasta que se decida el futuro de Blagojevich, que afronta un posible juicio político para desbancarlo.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles