Weekly News

Ajustan apoyo a los cultivos estratégicos

7 de enero de 2009.

El Gobierno federal aumentó hasta en 51 por ciento el Ingreso Objetivo de los 11 cultivos estratégicos del país, para que puedan ser competitivos ante las presiones de los costos de producción, informó la Secretaría de Agricultura.

A través del Diario Oficial, la dependencia detalló que a partir del 2009 y hasta el 2013, el Ingreso Objetivo se incrementó desde 27 hasta 51 por ciento con respecto al que venía operando desde el 2007.

La Sagarpa opera desde el 2003 el programa de Ingreso Objetivo, el cual abarcaba 10 cultivos estratégicos del país según la propia dependencia, y consiste en una compensación al productor en caso de que los precios del mercado internacional se depriman.

El apoyo al productor entra en marcha una vez que se registren bajas de los Ingresos Objetivos que la propia dependencia determina.

Por ejemplo hasta 2008, el Ingreso Objetivo que determinó la Sagarpa para el maíz fue por mil 650 pesos, esto significaba que si los precios del mercado bajaban, la dependencia compensaba la diferencia al productor.

Los productores consideraban que los Ingresos Objetivos debían ser revisados al alza, porque el escenario de hoy es diferente al del 2007, cuando fue la última revisión de los montos. Así que la dependencia cedió a la revisión de los Ingresos Objetivos que operaban: maíz, trigo panificable, sorgo, cártamo, canola, algodón, arroz, soya, trigo forrajero y triticale.

El resultado fue la desaparición del triticale y el sorgo forrajero y la inclusión del trigo cristalino (para pasta), avena y girasol, además de los incrementos en cada cultivo.

El único que bajó el monto fue el algodón, al pasar de 67.75 centavos de dólar por libra, que según la Sagarpa en el DOF del 31 de diciembre equivale a 16 mil pesos por tonelada con un tipo de cambio en 11 pesos, a 12 mil 600 pesos por tonelada, cuando el precio del mercado es de 14 mil 800 pesos por tonelada a un tipo de cambio de 13.6.

El más beneficiado fue el trigo panificable con un alza de 51 por ciento, así que ahora operará con 2 mil 730 pesos por tonelada y el de menor incremento fue el maíz con 27 por ciento, lo que significa que quedó en 2 mil 100 pesos por tonelada, cuando los productores pedían 2 mil 600 pesos.

“Los montos del Ingreso Objetivo podrán ser modificados cuando el precio del mercado reconocido por la Secretaría presente una disminución de cuando menos 35 por ciento con respecto al monto publicado”, agrega.

Además la Sagarpa no sólo incrementó los montos para el programa de Ingreso Objetivo, también lo hizo en los apoyos para la compra de activos, en financiamiento y hasta en el uso sustentable de los recursos naturales.

En un comparativo de las reglas de operación del presupuesto 2008 y 2009 de la dependencia, se observó que para este año Sagarpa aportará hasta 750 mil pesos por productor para la compra de activos como maquinaria, equipo, semillas, especies pecuarias y acuícolas, infraestructura, entre otros, cuando el año pasado el máximo era de 250 mil pesos.

En financiamiento, la banca de desarrollo participaba hasta con 400 mil pesos, pero ahora lo harán hasta con 700 mil pesos; en los apoyos para el Programa de uso sustentable de recursos naturales para la producción primaria, ahora la Sagarpa aportará hasta 70 por ciento, cuando el año pasado era 40 por ciento.

Migra crédito de agro a comercio

El crédito en el campo está migrando de las actividades agropecuarias, forestales y pesqueras a servicios y comercios en zonas rurales.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, en el 2004 el crédito al sector rural fue por 46 mil millones de pesos de los cuales el 13 por ciento se destinaba a actividades no agropecuarias.

Para este año, el financiamiento total es por 83 mil 209 millones, de los cuales 19 por ciento es para comercios y servicios.

Esto significa que en lugar de prestar los recursos federales en sembrar algún cultivo, engordar animales, producir árboles, pescados y mariscos, el Gobierno le apuesta a proyectos como estéticas, uniones de taxis, y tiendas de abarrotes, entre otros.

Información de la dependencia detalla que las zonas rurales del País están dejando de lado la producción agropecuaria porque obtienen mejores ingresos con otras actividades como son los servicios y el comercio.

El caso de la Financiera Rural es ilustrativo; en el 2004 sólo el 15 por ciento de su cartera era para actividades terciarias o no agropecuarias, y este año es el 41 por ciento.

Por ejemplo, en tres municipios del estado de Chiapas la Financiera autorizó este año 32 millones de pesos en crédito para apoyar a 129 clientes que compraron lotes de inventarios para sus tiendas de abarrotes y misceláneas, con tasas de interés del 12 por ciento al 18 por ciento anual y con plazos de hasta 18 meses.

Otro caso es en Quintana Roo, donde se otorgó financiamientos por más de 30 millones de pesos a un grupo de taxistas de Playa del Carmen, para que adquirieran nuevas unidades de transporte. El crédito fue a tasas de 13 por ciento, con plazos de 3 a 5 años.

“Uno de los principales objetivos de Financiera Rural en la presente administración es continuar apoyando el desarrollo del sector rural, no sólo a través del financiamiento de proyectos agropecuarios sino también proyectos diferentes que permitan a la población mejorar su nivel de vida”, detalla la información de la financiera.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles