Weekly News

Mueren ocho palestinos a la espera de posible tregua

17 de enero de 2009.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, insistió entretanto en el Líbano en que no puede posponerse el fin de la guerra y reiteraba su petición de un alto el fuego inmediato

A la espera de que Israel decida una posible tregua unilateral, ocho palestinos murieron, incluidos dos menores en un colegio de la ONU, en nuevos ataques realizados hasta primera hora de la tarde por las fuerzas israelíes en Gaza.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, insistía entretanto en el Líbano en que no puede posponerse el fin de la guerra y reiteraba su petición de un alto el fuego inmediato, que Hamás ha advertido que no lo aceptará si Israel lo declara unilateralmente.

"Mi mensaje es que ambas partes deben detener los combates. No hay tiempo que perder. Pido un alto el fuego inmediato" declaró Ban en un discurso ante el Parlamento libanés, donde un diputado del grupo chií Hizbulá puso sobre su mesa una muñeca manchada de rojo.

El representante de Hamás en el Libano, Osama Hamdan, rechazaba por su parte una posible tregua unilateral israelí, y precisaba: "La batalla no ha acabado ni terminará con el cese de la agresión sino con el fin de la ocupación" israelí de los territorio palestinos.

Además de las ocho víctimas mortales, los bombardeos israelíes registrados por la mañana en la franja palestina causaron heridas a catorce personas, según informaron fuentes sanitarias locales.

En el último ataque de la aviación israelí, tres palestinos perdieron la vida al este de Rafah, en el sur de la franja.

Por la mañana, dos menores de cinco y siete años morían en el bombardeo israelí de una escuela regentada por la agencia de la ONU para el socorro a los refugiados, UNRWA, en la población de Beit Lahia, en el norte del territorio palestino.

En el ataque fueron heridas catorce personas, todas de gravedad, incluida la madre de los niños, dijeron fuentes de esa agencia.

En las inmediaciones del colegio se registraron esta mañana duros enfrentamientos entre fuerzas israelíes y milicianos palestinos, informó la radio pública israelí.

Un portavoz de la agencia de la ONU para el socorro a los refugiados, UNRWA, condenó en Jerusalén el bombardeo.

"Se está investigando lo ocurrido pero se baraja que han caído cuatro bombas de fósforo blanco, dos dentro del patio de la escuela, una que ha alcanzado una de las pared y otra que impactó a veinte metros del centro educativo", dijo el portavoz, Francesc Claret.

Agregó que en ese momento se refugiaban en el colegio unas mil 600 personas y que cuando se procedió a su evacuación, "otra bomba explosiva impactó directamente en el tercer piso de la escuela".

"Vamos a exigir una investigación oficial sobre lo sucedido, que se produce después de las disculpas del pasado jueves, cuando se nos aseguró que no se volverían a repetir incidentes como el bombardeo contra la sede central de la UNRWA en la ciudad de Gaza", denunció Claret, en alusión al ataque que se produjo durante la visita a Israel del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Otros tres palestinos perdieron la vida a primera hora de la mañana al noreste de la ciudad de Gaza por el bombardeo de barcos de guerra de la Marina israelí.

El ataque tuvo como blanco un complejo de viviendas de nueva construcción conocido como Al Karama, que se ubica a poca distancia del campo de refugiados de A-Shati, junto a la sota de Gaza.

Con el nuevo recuento, se eleva a mil 203 el número de palestinos muertos y a cinco mil 300 el de los heridos desde el 27 de diciembre, cuando se inició la ofensiva militar israelí "Plomo Fundido" en la franja, reveló al mediodía el jefe de los servicios de emergencia del Ministerio de Sanidad en Gaza, Moawiya Hasanín.

El funcionario precisó que entre las víctimas mortales hay 410 niños, 108 mujeres y 113 personas mayores de 65 años.

Las Fuerzas Armadas israelíes informaron que atacaron la noche pasada al menos cincuenta objetivos, que incluyen ocho lanzaderas de cohetes, catorce túneles en la frontera sur de Gaza con Egipto y cuatro supuestos almacenes de armas.

Las facciones armadas palestinas dispararon por su parte desde esta mañana al menos nueve cohetes y cuatro proyectiles de mortero contra suelo israelí, que no causaron daños personales, informó la radio pública de Israel.

En las últimas tres semanas, trece israelíes murieron, entre ellos, una decena eran militares, y más de 250 resultaron heridos.

La nueva espiral de violencia se produce apenas horas antes de que el Gabinete de Seguridad de Israel vote al final de la tarde una propuesta para declarar una tregua unilateral que no implica ningún tipo de acuerdo con Hamás.

De aprobar la propuesta ese órgano de doce miembros -los principales responsables del ejecutivo, los mandos del Ejército y los máximos responsables de los servicios de inteligencia-, Israel proclamaría un alto el fuego y se limitaría a observar la reacción de las milicias palestinas.

En caso de que los grupos armados de la franja reanudasen a partir de entonces el lanzamiento de cohetes, Israel podría reiniciar su sangrienta ofensiva.

La propuesta incluye el apoyo de Egipto y Estados Unidos a los esfuerzos de Israel por detener el tráfico de armas para Hamás pero no obligaría al Estado judío a satisfacer ninguna de las exigencias del movimiento islamista, entre las que figura el levantamiento del bloqueo de la franja palestina.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles